Diccionario K: No hay devaluación, no hay inflación y el tarifazo no ‘pega’ en la paritaria

Este viernes (28/03), el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich se refirió a los aumentos en el gas y el agua potable a raíz de la quita de subsidios anunciada ayer (27/03). Afirmó que no hay ninguna relación entre esa decisión y la “negociación de las paritarias”. Además, no descartó que la luz sea el próximo servicio que experimente la reducción de lo subsidios y por lo tanto aumenten las tarifas. Un absurdo del jefe de los ministros decir que los aumentos no influirán en las paritarias porque “no se corresponde con la realidad”, cuando los trabajadores ya sufrieron las subas en los colectivos, combustibles y bienes de consumo. Otra vez se aplica el Diccionario K, donde el aumento de tarifas es “reasignación de subsidios” y la inflación un mero “reacomodamiento de precios”.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- El Gobierno nacional prosiguió este viernes (28/03) con su batalla semántica, la del “relato”, que en esta oportunidad se puso al servicio del tarifazo anunciado ayer (27/03) en las boletas de agua y gas a raíz de la quita de los subsidios. Anoche, Cristina Fernández salió a ponerle el cuerpo a lo informado al mediodía por el ministro de Economía, Axel Kicillof y su par, Julio de Vido.

Este viernes, en su habitual conferencia de prensa, el Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich remarcó conceptos en torno al aumento de las tarifas, donde intentó dejar en claro que esas decisiones no afectarán las discusiones paritarias. Además, no descartó que se vengan ahora aumentos en la energía eléctrica, algo que es inminente y no se anunció aún porque los técnicos del Gobierno nacional estaban definiendo su instrumentación.

“No hay ninguna relación posible entre la reducción de los subsidios” al agua y al gas, con la “negociación de las paritarias”, aseguró este 28/03, Capitanich en la Casa Rosada.

El chaqueño afirma que “el dato es poco significativo desde el punto de vista de impacto monetario en la factura” y ratificó en forma “plena y categórica que no hay ninguna posibilidad” de que los anuncios impacten sobre las paritarias.

“Es verdaderamente un artilugio que no se corresponde con la realidad”, dijo Capitanich, al ser consultado por lo adelantado por varios sindicatos opositores al gobierno, que anticiparon que la reducción del beneficio elevará los pedidos de aumento de salarios en algunas actividades.

Por último, sostuvo que lo “trascendente” es, también que “la reducción de subsidios implica un efecto redistributivo” dado que se direccionará “al financiamiento del Plan Progresar y a políticas activas en este sentido”.

El relato K ya alcanza niveles insultantes para los ciudadanos. El aumento de tarifas, más allá de las alquimias de consumo para evitar las subas ha sido disfrazado de “reasignación de subsidios y de Consumo Responsable”.

En enero pasado se bautizó a la brusca devaluación del peso como un “deslizamiento monetario” o “ajuste de la variable cambiaria en base a la demanda de la moneda extranjera en relación con el flujo monetario a raíz del aumento del consumo en moneda nacional”

Sobre la inflación hubo muchos términos de acuerdo al paso de los años, pero el más insistente durante el mandato de Cristina Fernández es el de “dispersión de precios”, aunque aún se recuerda el “reacomodamiento de precios de acuerdo a las variables de ajustes de los costos productivos”.

Fuente: www.urgente24.com