Los gobernadores replicarán el modelo que ya impulsa Mauricio Macri en la Ciudad, y ante la crisis internacional se financiarán en el mercado local. Ya planean emisiones en dólares y de corto plazo para pagar obras de infraestructura.

Las provincias encontraron en el mercado local un paliativo a la crisis internacional. De hecho, tras la emisión de deuda en dólares de la ciudad de Buenos Aires, que colocó US$ 85 millones entre inversores locales la semana pasada, muchas dejaron de insistir en el exterior y comenzaron a ver la posibilidad de financiarse en dólares y en el mercado argentino.

«De ahora en más, hasta que no se arregle la crisis internacional, todas las emisiones van a ser locales», anticipa Federico Tomasevich, presidente de Puente, firma que colocó recientemente el bono del gobierno porteño. «Por supuesto que si localmente juntan 100 millones de dólares en una situación normal, a nivel internacional juntarían 500 millones. Lo que pasa es que afuera hoy no hay plata.»

En los últimos tres años, provincias como Buenos Aires, Chaco o la Ciudad financiaron gasto corriente con fondos frescos en pesos que obtenían en el mercado local mediante letras de corto plazo. Pero la mayoría de las provincias reservaba para la plaza internacional las grandes colocaciones en dólares, que servirían para financiar obras de infraestructura. La crisis, no obstante, obligó este año primero a Córdoba a suspender una emisión internacional de más de US$ 200 millones que tenía prevista para septiembre, y luego llevó a la Ciudad a congelar el road show que tenía agendado para noviembre.

La gran liquidez que existe en el mercado local y el apetito por instrumentos en dólares hicieron, sin embargo, que la Ciudad se lanzara la semana pasada con un bono en pesos, pero atado al tipo de cambio. El resultado sorprendió a más de uno: la sobresuscripción fue del 70% y el gobierno porteño recaudó US$ 85 millones al 9,25% con títulos a 365 días. «Lo que vemos -explica Tomasevich- es que el tramo corto de la curva de bonos soberanos está desarbitrado con el largo, y bonos en dólares como el Boden 2012 y el Boden 13 rinden negativo o muy poco. En otras palabras, ahí es donde está la puerta para las provincias e incluso la Nación: en la deuda en dólares de corto plazo. Hay mucho dinero de argentinos dispuestos a comprar títulos cortos atados al dólar».

En rigor, hay varias provincias que tienen programas internacionales de deuda abiertos y que podrían volcarse en los próximos meses por estructuras de este tipo, como es el caso de la provincia de Buenos Aires, Mendoza (que recientemente recibió crédito directo de un banco extranjero por US$ 50 millones) o Córdoba (que hoy está emitiendo una letra en pesos por $ 35 millones).

«A nivel local, vemos más títulos como el de la Ciudad, que se suscriben en pesos y se pagan al tipo de cambio del momento», coincide Jorge Sáez, gerente de Mercado de Capitales de Banco de Valores, que actuó como organizador y colocador de provincias como Chubut. «A nivel internacional sólo va a haber dinero para quienes tengan estructuras más complejas, y no que emitan bonos, sino fideicomisos con alguna garantía sólida», dice.

Chubut emitió en el exterior un fideicomiso con garantía de hidrocarburos, cuyos títulos, que vencen en 2020, hoy rinden 7,50% en dólares y tendría previsto lanzar un segundo tramo en 2012. Salta intentaría emularla con otro fideicomiso garantizado con regalías petroleras. Aunque, a raíz de la liquidez local, ambas podrían ahora hacer un tramo destinado al mercado externo y otro al local, siempre en pesos atados al dólar.

Las provincias, señala Guillermo Giussi, de la consultora Economía & Regiones, necesitarán recabar en 2012 por lo menos $ 28.000 millones, entre los $ 23.000 millones que requerirán para el pago de deuda y los $ 6000 millones que, estima, ascenderá el déficit primario. «No creo que sea un año complicado financieramente para las provincias», coincide Tomasevich. «Pero lo que van a pretender los gobernadores es seguir haciendo obra pública, para eso, ahora van a ver el mercado local con otros ojos.»

La Política Online

Deja una respuesta