El jefe de Gabinete, Jorge Capitanchi, uso hoy una comparación muy desafortunada sobre la actuación de Estados Unidos ante la pelea de la Argentina con los fondos buitres y una hipotética «violación a una hija por parte de una persona muy grandota». Con su forma «personal» de hablar y de plantear sus posiciones políticas, el hasta ahora funcionario nacional usó ese recurso controversial para rechazar las críticas que el precandidato presidencial por UNEN Hermes Binner había hecho a la Casa Rosada por la «falta de respeto» a EEUU en la ONU.

«El tema central respecto a la posición de Argentina en defensa de un país soberano es exactamente la misma posición que si uno observa que la están violando a una hija que por ser una persona muy grandota no le va a decir absolutamente nada. La verdad es que independientemente del poderío, de la fuerza o del país del que se trate, cuando éste efectivamente afecte en su opínión o acción la soberanía de nuestro país, nosotros tenemos que ser capaces de manifestar con absoluta y plena convicción la defensa de nuestra soberanía y de nuestra dignidad nacional».

Esta fue la frase que pronunció Capitanich, poco antes de desmentir -también de un modo confuso- que dejaría la Jefatura de Gabinete y de respaldar la posición a favor de la descriminalización del consumo de drogas que planteó el titular de la Sedronar, el cura Juan Carlos Molina.

Las palabras del jefe de Gabinete intentaron cuestionar a Binner, quien había criticado la posición adoptada por Cristina Kirchner en la ONU, la semana pasada. «Nosotros seríamos respetuosos de la primera economía del mundo. Tenemos que tener una posición de firmeza de defensa de derechos o valores pero hay que evitar agravios que no solucionan los problemas», dijo el precandidato del Frente Amplio UNEN

www.diariohoy.net