Los iraníes concurren este viernes 02/03 a las urnas en los primeros comicios nacionales desde que el presidente Mahmud Ahmadinejad fuera reelecto en 2009 en comicios sospechados de fraudulentos. El mandatario intenta conservar su mayoría parlamentaria a manos de los sectores más conservadores.

(Urgente24). Las elecciones parlamentarias que se realizan este viernes 02/03 en Irán son las primeras desde los polémicos comicios presidenciales de 2009, que otorgaron la victoria a Mahmud Ahmadinejad y que, de paso, provocaron la crisis política más seria en ese país desde la revolución islámica de 1979.

Mientras en 2009 se definía la reelección de Ahmadinejad, ahora está en juego su disputa de poder con el líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei.

Esa lucha ocurre porque los grupos reformistas decidieron boicotear la jornada (no presentan candidatos), lo que da vía libre a una disputa interna entre los 2 líderes conservadores que en 2009 debieron unirse para vencer a la oposición.

Jamenei, el anciano líder supremo desde 1989, representa a la 1ra. generación de gobernantes islámicos en Irán y por su investidura cuenta con importantes ventajas: su fuerza deriva de su alianza con los poderosos Guardias Revolucionarios, cuya tarea es defender el sistema islámico del país y servir de contrapeso a las fuerzas armadas regulares.

Ahmadinejad representa una 2da. generación de políticos iraníes, que cuenta con una base de apoyo en la clase trabajadora y que ha buscado reducir el poder los clérigos iraníes.

La elección

Irán tiene una población de 75 millones. 48 millones cumplen los requisitos para votar.

Hay 290 escaños parlamentarios de 30 provincias. Unos 60 diputados representan las 10 ciudades más grandes.

El número de candidatos antes de la investigación de antecedentes: 5.395. Después quedaron 3.444 (36% fueron descalificados).

El líder supremo tiene una ventaja de entrada en cualquier disputa con el Presidente, pues el ayatolá puede decidir qué candidatos tienen permiso para participar en cualquier elección, a través del Consejo de Guardianes.

Boycot reformista

En las elecciones no participa el opositor Movimiento Verde, cuyos principales líderes están sometidos a arrestos domiciliarios desde hace más de 1 año, luego de haber movilizado protestas contra la reelección de Ahmadinejad.

Los reformistas concluyeron que no vale la pena competir en los comicios y les pidieron a sus simpatizantes que se queden en casa.

Por eso, mientras la fuerza de la oposición se midió en 2009 con base en las protestas callejeras, en 2012 será medida a través de la participación electoral.

No es de sorprenderse, entonces, que tanto quienes apoyan al Presidente como los que siguen al líder religioso estén pidiendo que haya gran afluencia de votantes.

Deja una respuesta