La presidenta afirmó hoy que la denominada guerra de monedas debe ser abordada a partir «de un concepto de cooperación internacional». Lo hizo al encabezar un seminario sobre finanzas en el que participaron unos 30 principales ejecutivos de las empresas multinacionales más importantes del mundo con intereses en la Argentina.

En ese concepto de cooperación, completó la presidenta, los países más desarrollados «deben tener en cuenta que su aporte sea el más grande y no pretender que los países emergentes detengan su crecimiento».

Cristina volvió a resaltar la política de impulso del mercado interno, de acumulación de reservas y de desendeudamiento, como los principales motores que permitieron a la Argentina enfrentar la crisis internacional desatada en 2008.

Sostuvo que la política del gobierno nacional «se centró esencialmente en la construcción de un sólido mercado interno a partir del 2003 que nos permitió en 2009 enfrentar la crisis internacional».

Recordó que en la década del `90, «quienes eran adalides del Consenso de Washington gobernaban el país con déficit fiscal y comercial».

El encuentro se llevó a cabo en el Hotel Sheraton Grande Walkerhill Seúl y en él tomaron parte el presidente del Deutsche Bank, Josef Ackerman; Peter Sands, del Standard Cartered; Marcus Wallenberg, del SEB; Stephen Scharzman, de Blackstone; Jean Lemiere, del BNP Paribas; Perrin Batter, de la Cámara de Comercio de Canadá; Kee-Young Im, de Daewo, y Laurence Parisot, de Medef.

También estuvieron presentes César Alierta, de Telefónica; William Topeta, de Met Life; Sam Walsh, de Río Tinto; entre otros.

La presidenta Cristina hizo su ingreso a las 11.10 (hora local) en medio del cerrado aplauso de unos treinta ejecutivos de las empresas multinacionales más importantes del mundo con intereses en la Argentina.

Previamente Cristina había charlado brevemente y recibido las condolencias por el fallecimiento de su marido, el ex presidente Néstor Kirchner, del jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

LA AGENDA OFICIAL

En horas de la tarde, la Presidente mantendrá una reunión con el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, con quien «dialogará sobre la relación bilateral, sin un temario pautado», señaló a la prensa el canciller Timerman.

Luego, Cristina asistirá a la recepción que organiza el mandatario surcoreano, Lee Myung-bak, en honor a los jefes de Estado que asisten al G-20 y finalmente participará junto a sus pares de una Cena de Honor.

En horas de la noche del jueves en Argentina, las primeras horas de la mañana del viernes en Corea, Cristina participará junto con Boudou de la primera sesión plenaria de la Cumbre del G-20 que se realizará en el Centro de Convenciones y Exhibiciones de Seúl (COEX), que se extenderá por espacio de tres horas, según el cronograma fijado por la organización del encuentro.

En la medianoche del jueves en Argentina, mediodía del viernes en Corea, se realizará la foto oficial de la Cumbre y luego un almuerzo de trabajo de todos los Jefes de Estado.

Después, la Presidente participará de la segunda sesión plenaria de la Cumbre, que durará alrededor de 45 minutos, en la que los mandatarios terminarán de pulir el documento final de la Cumbre.

La última actividad de Cristina en Seúl será la cena de gala de la que participarán los primeros mandatarios de los países miembros del G-20 y los gerentes generales de empresas multinacionales.

De allí, la Presidente se dirigirá al Aeropuerto Internacional de Incheon para emprender el regreso hacia Buenos Aires.

Fuente: 26noticis

Por Marta

Deja una respuesta