Rechazó así su inclusión «unilateral» en la lista de países «patrocinadores del terrorismo internacional». Destacó que la isla colabora con la ONU en este tema y denunció que los Estados Unidos «son el mayor centro de lavado de dinero del planeta».

Cuba rechazó hoy la decisión de Estados Unidos de incluir a la isla en su lista unilateral de países «patrocinadores del terrorismo internacional», una figura que Washington suele utilizar para defender el bloqueo económico-financiero de 60 años.

En una declaración, el Ministerio de Relaciones Exteriores cubano advirtió que con la nueva inclusión Washington «busca argumentos para la adopción de nuevas medidas de persecución de las transacciones financieras y comerciales».

La agencia Prensa Latina consignó que «con una nueva y calumniosa acusación sobre la supuesta falta de medidas en el sistema bancario cubano para enfrentar el lavado de dinero y las transacciones financieras vinculadas al terrorismo, Estados Unidos intenta sostener este desprestigiado ejercicio».

La Cancillería isleña denunció que Washington «oculta que Cuba rinde información veraz y exacta periódicamente a los mecanismos pertinentes de las Naciones Unidas sobre estos temas y otros referidos al enfrentamiento al terrorismo».

En esa misma línea, expresó que EEUU «ignora también, con toda mala intención, que el gobierno de Cuba, en fecha tan reciente como febrero del 2012, renovó la propuesta de acordar un programa bilateral de enfrentamiento al terrorismo, a la que Estados Unidos no ha respondido».

La Cancillería reseñó que el gobierno estadounidense utilizó el terrorismo de Estado como «un arma de su política contra Cuba, que provocó 3478 muertos y 2099 discapacitados».

Ademas, «ha cobijado a lo largo de la historia a decenas de terroristas, algunos de los cuales aún hoy viven libremente en su territorio, mientras mantiene injustamente encarcelados o retenidos a los cinco luchadores antiterroristas cubanos», señaló el Ministerio.

La Habana denunció que los Estados Unidos «son también el mayor centro de lavado de dinero del planeta y la falta de regulación de su sistema financiero fue el detonante de la crisis económica global».

Rechazó por eso «enérgicamente la utilización de un asunto tan sensible como el terrorismo con fines políticos mezquinos» contra Cuba y reclamó a la administración de Barack Obama que «deje de mentir y ponga fin a este vergonzoso ejercicio, que ofende al pueblo cubano y desacredita la causa de la lucha internacional contra el terrorismo».

Diariohoy.net

Deja una respuesta