México rechazó el martes afirmaciones hechas por el subsecretario del Ejército de Estados Unidos, Joseph W. Westphal, que calificó a los cárteles de las drogas de ese país como una «forma de insurgencia» con potencial para tomar el poder y después se retractó.
«Es lamentable que el funcionario articule visiones superadas de la relación con México que no reflejan la cooperación que ambos gobiernos han venido construyendo», dijo la Secretaría de Gobernación mexicana en un comunicado, según despacho de la agencia alemana DPA.

Westphal hizo las declaraciones el lunes durante una charla en el Instituto Hinckley de Ciencias Políticas de la Universidad estadounidense de Utah y las matizó el martes, después de que se hicieran públicas en México, por medio de una declaración fechada en Washington.

En ese texto, difundido por la embajada de Estados Unidos, el mando militar señaló que sus comentarios caracterizaron «erróneamente el reto que representan los cárteles de la droga para México», además de describir «de forma inapropiada a América Latina como un punto ciego estratégico».

«Mis comentarios no son y nunca han sido o reflejado las políticas del Departamento de Defensa o del gobierno de Estados Unidos para con América Latina»», señaló Westphal.

«No hablé a título del presidente, del Consejero de Seguridad Nacional, del Secretario de Defensa o de ninguna otra autoridad encargada del desarrollo e implementación de políticas de los Estados Unidos. Lamento que mis aseveraciones inexactas hayan causado algún tipo de preocupación entre nuestros socios y amigos en la región, especialmente en México», agregó.

En su posicionamiento, México indicó que la cooperación con Estados Unidos se basa en la responsabilidad compartida y el respeto mutuo e indicó que «asume con seriedad el reto de la delincuencia organizada».

«La delincuencia organizada busca incrementar sus beneficios económicos ilegales a partir del tráfico de drogas y de personas, así como del homicidio, secuestro, robo, extorsión, y otros delitos. No se trata de grupos que promuevan una agenda política», manifestó el gobierno mexicano.

En la Universidad de Utah, Westphal había señalado que los cárteles de las drogas podrían «potencialmente» quedarse con el gobierno mexicano.

«No se trata sólo de drogas e inmigrantes ilegales, esto va de una potencial toma del gobierno por individuos que son corruptos y tienen una agenda diferente», dijo, aunque señaló que lo hacía a título personal.

El alto mando del Pentágono hizo hincapié en la importancia de evitar a toda costa una situación que requiera la intervención estadounidense ya sea en la frontera o en el mismo México, por lo que abogó por una «mucha mayor coordinación» con la contraparte mexicana y las autoridades civiles «para ayudarlos en sus operaciones» contra el narcotráfico y el crimen organizado.

No es la primera vez que un alto funcionario estadounidense usa el término «insurgencia» al referirse a la situación en México.

Ya lo hizo el año pasado la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, cuando en su discurso anual sobre la política exterior de Estados Unidos manifestó su preocupación por la creciente «insurgencia» de los cárteles de drogas en México y consideró que ese país se asemeja cada vez más a la «Colombia de hace 20 años».

Sus comentarios provocaron una dura reacción desde México que llevaron a la administración estadounidense, presidente Barack Obama incluido, a tener que matizar y rebajar las palabras de la jefa de la diplomacia norteamericana.

En su charla en Utah, Westphal sin embargo dejó claro que no sólo México preocupa a los encargados de la seguridad de Estados Unidos.

Fuente: diariohoy.net

Por Marta

Deja una respuesta