Cristina quiere tomarle juramento a Alberto Fernández

La vicepresidente electa es quien estará en condiciones de presidir esa Asamblea Legislativa una vez que haya jurado, pero en principio es Gabriela Michetti la que debería tomarles juramento a ambos. Qué dicen los antecedentes.

Por José Angel Di Mauro

No hubo decreto del Gobierno nacional hasta ahora para regular la transición, para evitar desaires y controversias, pero lo cierto es que sigue discutiéndose el trazo fino de lo que será la ceremonia de transición, y en ese marco se van conociendo detalles que lejos de esclarecer el tema lo complican. Con el antecedente de la insólita polémica de hace cuatro años, que concluyó con el episodio inédito de que la presidenta saliente no estuviera presente en la entrega del mando a su sucesor, cuestión que dio pie a múltiples explicaciones y un sinfín de interpretaciones.

Para este 10 de diciembre, el Gobierno saliente decidió cortar por lo sano, atendiendo el requerimiento del futuro Ejecutivo, que quiere que el traspaso se haga en el Congreso de la Nación, como fue entre 2002 y 2011, y no en la Casa Rosada, como era antes de las fechas citadas y fue en 2015.

En esa última oportunidad, la cuestión fue saldada con el fallo emitido en 2015 por la jueza federal María Romilda Servini, que a pedido de abogados cercanos al entonces presidente electo estableció que a las 0 horas del 10 de diciembre finalizaba el mandato de Cristina Fernández de Kirchner, aclarando la jueza que Mauricio Macri y Gabriela Michetti serían presidente y vice solo a partir de que prestaran juramento ante la Asamblea Legislativa. “Conforme surge de la Ley Fundamental, el juramento ante las cámaras del Congreso reunidas en asamblea es un requisito de validez ineludible para el ejercicio de la Presidencia de la Nación”, señalaba el fallo. De tal manera, si bien a partir de la medianoche Macri era presidente, como no juraría sino hasta el mediodía, la primera magistratura fue desempeñada en ese interregno de doce horas por el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, quien estuvo a cargo de tomarle juramento a la fórmula electa en el balotaje de ese año.

¿Qué pasará en el traspaso del próximo 10 de diciembre? El Gobierno tiene la intención de que Gabriela Michetti, en su carácter de vicepresidente saliente, se ocupe de tomarle juramento a la fórmula presidencial. No es lo que piensa Cristina Fernández de Kirchner, que quiere una vez que le hayan tomado juramento a ella hacerse cargo de la Asamblea Legislativa y ser quien le tome juramento a su compañero de fórmula. Los atributos, en cualquier caso, se los debería dar Mauricio Macri, pues es otro paso de esa ceremonia en la que interviene el escribano general del Gobierno de la Nación.

Veamos entonces cómo fue que se hizo las veces anteriores.

2003: de Duhalde a Kirchner

No nos iremos tan lejos, solo a 2003, cuando los Kirchner tomaron por tradición que fuera el Congreso donde se hiciera entrega de los atributos presidenciales. Encabezó esa sesión el entonces presidente provisional del Senado, José Luis Gioja, quien le puso su impronta especial al momento cuando a las 14.48 del 10 de diciembre expresó: “Señor presidente electo, don Néstor Carlos Kirchner, en nombre de la esperanza del pueblo argentino, de continuar en el camino de la recuperación nacional, y en nombre de las prescripciones constitucionales que lo imponen, como presidente de esta Asamblea, invito a vuestra excelencia a prestar el juramento de ley.

El santacruceño juró “por Dios nuestro señor y estos Santos Evangelios”, y luego lo hizo su vice, Daniel Osvaldo Scioli. Tras ello, el presidente saliente, Eduardo Duhalde, formalizó el traspaso del gobierno y la entrega de los atributos del mando, interviniendo en esa instancia el escribano general de Gobierno de la Nación.

Tras ello, José Luis Gioja invitó al flamante mandatario a hablar y al final, dio por concluida la asamblea. Esto es, en ningún momento tomó su lugar el nuevo presidente de la Cámara alta, Daniel Scioli.

2007: de Néstor a Cristina

Cuatro años después, Néstor Kirchner traspasó el mando a su esposa Cristina Fernández. Presidió la Asamblea Legislativa Daniel Scioli, y a las 15.10 del 10 de diciembre ingresó el matrimonio Kirchner, acompañados por el vicepresidente electo, Julio César Cobos.

Scioli le tomó juramento a Cristina, que juró “por Dios, la Patria y sobre los Santos Evangelios”, y luego lo hizo Cobos, quien a continuación fue puesto a cargo de la presidencia del Senado y de la Asamblea Legislativa. A continuación, el escribano general de Gobierno de la Nación procedió a efectivizar el traspaso del mando.

“Sí, tenemos que firmar… No, no, tenemos que firmar primero”, le dijo la flamante presidenta a su esposo, que repuso, entre risas: “Nunca pude aprender el protocolo”, tras lo cual procedió a entregarle la banda y el bastón a Cristina Kirchner.

2011: de Cristina a Cristina

El traspaso presidencial de 2011 estuvo acompañado por una gran polémica basada en el distanciamiento entre la presidenta reelecta y su primer vicepresidente, que debía ser quien le tomara juramento. Y a instancias de los deseos de Cristina Fernández de Kirchner, fueron varios los dirigentes del kirchnerismo que recomendaron a Cobos quedarse en Mendoza ese fin de semana y no estar presente en la ceremonia.

De hecho, la tucumana Beatriz Rojkés de Alperovich, que juró como presidenta provisional del Senado a principios de diciembre, no ocultó su interés ser quien le tomara juramento a la fórmula presidencial electa. “Me encantaría, la verdad que sería un sueño nunca pensado”, señaló entonces a poco de jurar como presidenta provisional.

Pero un día después, el 4 de diciembre, se dio por terminada la novela cuando la propia presidenta de la Nación dio instrucciones para que el Ejecutivo organizara con la Dirección de Protocolo del Senado las características de la ceremonia del sábado 10 de diciembre. Se difundió entonces un comunicado que expresaba que “nuestra Dirección de Ceremonial y Protocolo se comunicará con la Dirección de Protocolo del Senado a los fines de articular dicha ceremonia de conformidad con el art. 93 de la Constitución Nacional, para que el ingeniero Julio César Cleto Cobos proceda como Presidente del Senado a tomar juramento a la presidenta reelecta y al Vicepresidente electo licenciado Amado Boudou”.

Convengamos en este sentido que el artículo 93 de la Constitución es concluyente en la materia al señalar que “al tomar posesión de su cargo el presidente y vicepresidente prestarán juramento, en manos del presidente del Senado y ante el Congreso reunido en Asamblea, respetando sus creencias religiosas, de ‘desempeñar con lealtad y patriotismo el cargo de Presidente (o vicepresidente) de la Nación y observar y hacer observar fielmente la Constitución de la Nación Argentina’”.

Sin embargo, finalmente Cobos no le tomó juramento a Cristina. Si bien presidió la Asamblea Legislativa, en su rol de presidente del Senado saliente, no tomó ningún juramento, sino que tanto la presidenta como su vice, Amado Boudou, lo hicieron por sí mismos ante la Asamblea Legislativa. En este caso, no fue la presidenta la primera en jurar, sino su compañero de fórmula, que lo hizo “por Dios y los Santos Evangelios”, siendo luego saludado calurosamente por Julián Domínguez, presidente de la Cámara baja, y Rojkés de Alperovich. Boudou extendió luego su mano a Cobos.

Luego ingresó Cristina Kirchner al recinto de la Cámara baja y se ubicó en el estrado para jurar luego, en un clima de euforia kirchnerista signada por la presencia de camporistas en los palcos. “Juro por Dios, la Patria y los Santos Evangelios desempeñar con lealtad y patriotismo el cargo de presidenta de la Nación y hacer observar en lo que a mí dependa la Constitución argentina. Si así no lo hiciere, que Dios, la Patria y él me lo demanden”, dijo Cristina, en alusión a su ex marido Néstor Kirhner, quien fue recordado en todo momento durante la ceremonia.

Luego su hija Florencia se encargó de colocarle la banda presidencial y la presidenta alzó el bastón con el tradicional gesto hacia los presentes. Al igual que Boudou, Cristina saludó a Cobos con un apretón de manos.

2015: de Cristina a Macri

Ya está dicho que el origen de la discusión entre la mandataria saliente en 2015 y el líder del Pro estuvo basada en el lugar donde debían entregarse los atributos presidenciales. Macri quería recibirlos en la Casa Rosada y Cristina Fernández insistía en que la Constitución establecía que fuera en el Congreso.

Como hemos indicado, la ceremonia fue presidida por el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, quien a las 11.41 del 10 de diciembre de 2015 invitó a la vicepresidenta electa, Gabriela Michetti, a prestar juramento, e inmediatamente después delegó la presidencia del Senado y de esa asamblea en la figura de Michetti. Y ella fue entonces la que le tomó a continuación juramento a su compañero de fórmula, que ingresó a continuación y juró “por Dios nuestro Señor y estos Santos Evangelios”.

Los atributos presidenciales los recibiría más tarde en la Casa Rosada, con la participación del escribano General de la Nación, de manos de Federico Pinedo.

Lo que pase en la próxima ceremonia de jura y traspaso es todavía motivo de controversia y negociación.

Fuente: www.parlamentario.com