En febrero de 2013 el Senado de la Nación deberá elegir a sus autoridades. Los elegidos transitarán el difícil año electoral donde el kirchnerismo se juega el sueño de la re-reelección. El Frente para la Victoria podría mover a algunas de sus principales figuras parlamentarias. Podría producirse una salida de la presidente provisional Beatriz Rojkés de Alperovich y un ‘ascenso’ de Aníbal Fernández y Miguel Pichetto, quien podría ocupar el sillón de la tucumana. La Cámara alta es el principal obstáculo para la reforma constitucional.

FOTO NA DANIEL VIDES

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- El artículo 1 del reglamento del Senado de la Nación establece que todos los 24 de febrero -o el día inmediato hábil- deberá reunirse el Senado en sesiones preparatorias para designar autoridades y fijar los días y horas de sesiones.

Hasta entonces Cristina Fernández tendrá tiempo para decidir no sólo quiénes serán las figuras que acompañarán al titular de la Cámara alta, Amado Bouduo, sino también de modificar la línea sucesoria ya que tras el vicepresidente sigue la Presidente Provisional del Senado, por ahora la tucumana Beatríz Rojkés de Alperovich, y luego de ella el titular de la Cámara joven, Julián Domínguez.

La distribución de los máximos cargos que hoy ocupan los senadores K es lo que podría cambiar en 2013, según indican fuentes parlamentarias citadas por el portal Cuarto Intermedio.com que asegura que la presidencia provisional de ese cuerpo, la esposa del gobernador tucumano, Beatriz Rojkés de Alperovich, pasaría a manos de Miguel Angel Pichetto.

Y de concretarse ese movimiento que dejaría vacante la titularidad del bloque K, será el ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, quien pasaría a comandar la bancada del Frente para la Victoria.

Los cambios no son menores en un año electoral donde el kirchnerismo se juega la re-reelección.

El ascenso de Pichetto, principal espada del oficialismo en el Senado y de vasta experiencia legislativa, podría dotar a Amado Boudou de una mejor espalda parlamentaria en un 2013 difícil por los comicios legislativos. Además, de no lograr los votos necesarios, el kirchnerismo tendrá que salir a negociar con la oposición los votos para la reforma constitucional, o si los comicios salen mal, para negociar leyes una vez que se produzca el ingreso de los electos, llegando a la finalización del año pero donde luego resta actividad en el Legislativo.

La salida de Rojkés de Alperovich no es menor. Cristina ha tenido problemas con su línea sucesoria (ver notas relacionadas) desde el voto no positivo de Julio Cobos, luego con Boudou por el caso Ciccone y ahora la senadora tucumana vive su peor momento tras varias declaraciones públicas desafortunadas, la última en referencia al caso Marita Verón y por lo cual debió pedir disculpas a Susana Trimarco, y por el fallo absolutorio de los 13 imputados que terminó desnudando los vínculos entre las redes de trata y personajes de ese mundo con el gobernador y marido de la legisladora.

Con respecto a Pichetto, el portal mencionado se pregunta si habrán influido también las sucesivas reuniones que Pichetto mantuvo con Remo Constanzo y Osvaldo Nemirovsci para contemplar la posibilidad de armar un frente que le de pelea al gobernador Alberto Weretilneck en las próximas elecciones.

Pichetto ya viene de una gran frustración en su ambición de gobernar su provincia y ahora el actual gobernador le disputa poder al histórico senador.

Si Pichetto ‘sube’ en el escalafón parlamentario, queda vacante la titularidad del bloque K. Para ese cargo se habría pensado en Aníbal Fernández, quien perdió pesó en el mundo K tras su salida de la Jefatura de Gabinete y su aterrizaje en el Senado, pero que es uno de las pocas voces del oficialismo que puede lidiar, al menos retóricamente, con la oposición y los medios.

En 2011 el Senado eligió como Presidente Provisional a la Senadora Beatriz Rokjés de Alperovich, como Vicepresidente al radical Gerardo Morales y como Vicepresidente 1 al Senador Luis Juez de la Provincia de Córdoba por el Frente Amplio Progresista y para la segunda a Juan Carlos Romero.

Esas designación se realizan con el acuerdo de los bloques y siguiendo la representación.

Será importante lo que se prepare en el Senado con vistas al proyecto re-reeleccionista.

Aunque esas autoridades pueden cambiar en el 2014 en la nueva instancia de autoridades.

Ocurre que el Senado es el cuerpo conde el kirchnerismo tiene las cosas más complicadas.

Si bien 28 senadores de la oposición firmaron el acuerdo político para no apoyar una reforma constitucional, 7 de esas bancas se juega en las elecciones.

Pero si bien con retener 4 escaños a la oposición le alcanza para detener cualquier proyecto, ese compromiso vence con la nueva composición de la cámara que se concreta con la jura de nuevos legisladores en diciembre de 2013.

Fuente: Urgente24