parlamentario.com había anticipado en diciembre el incremento de las dietas de diputados y senadores. Tras efectivizarse la medida, surgieron diferencias entre los parlamentarios.

El aumento de las dietas para diputados y senadores nacionales fue resuelto en diciembre pasadp, tal cual lo había adelantado parlamentario.com. Era una de las propuestas del nuevo titular de la Cámara baja, Julián Domínguez, que encontró el respaldo tanto desde el oficialismo como de bloques opositores.

Finalmente, con la resolución firmada por Domínguez y el titular del Senado, Amado Boudou, los sueldos netos de los legisladores se ubican entre los 30 y los 35 mil pesos.

La polémica se desató al efectivizarse el incremento ya que no todos los parlamentarios tenían conocimiento preciso de su nuevo salario, aunque la mayoría coincide en que los ingresos estaban «atrasados».

Es el caso de la diputada del Pro Laura Alonso que avaló el ajuste al sostener que los ingresos de los legisladores venían «muy atrasados desde la última década» y consideró que es una «buena oportunidad para aumentar el nivel de transparencia» en el Congreso.

«Yo soy de las que piensa que a los funcionarios hay que pagarles bien pero controlarlos también. Lo que hay que hacer no es nivelar hacia abajo, sino hacia arriba y que todos podamos ganar mejor», explicó Alonso.

De igual manera se manifestó la vicepresidenta de la bancada kirchnerista Juliana Di Tullio. «Venir tres o cuatro veces por semana a la Ciudad de Buenos Aires es un costo muy grande que los diputados tienen que afrontar», afirmó.

«Puede no caer demasiado simpático, pero la política tiene que tener correlato en todo; es una recomposición de acuerdo a la realidad», agregó Di Tullio.

Entre los que criticaron la medida se encuentra la diputada de Libres del Sur Victoria Donda, que rechazó el «autoaumento» en las dietas al sostener que «debe haber una recomposición salarial, pero en el marco de lo que se les aumenta a todos los trabajadores».

“La política no se recupera haciendo que los funcionarios públicos se enriquezcan», afirmó la integrante del FAP, al tiempo que advirtió que «tampoco es bueno que se haga política sólo con aquellos que tienen dinero y cuentas con los fondos para hacerlo».

Fernando «Pino» Solanas, de Proyecto Sur, también consideró el tema y lo calificó de «barbaridad, está a contramano de la situación del país».

«Que uno pueda contemplar como todos los sectores de la vida nacional, el aumento en relación a la inflación, es una cosa. Hagamos la media de lo que reclama el país, pero no el cien por ciento», enfatizó.

Deja una respuesta