Wellington, 23 nov (PL) La incertidumbre sigue en aumento en Nueva Zelanda ante la demora del rescate de los 29 trabajadores atrapados desde el pasado viernes en una mina de carbón en la isla sur de esta nación. El primer ministro John Key, autoridades locales de Greymouth y familiares de los accidentados expresaron hoy el creciente pesimismo con el paso de las horas y la falta de noticias sobre los trabajadores.

Las familias están frustradas, nosotros estamos frustrados, el país está frustrado, afirmó el jefe de Gobierno, después de llamar a sus compatriotas a prepararse para lo peor.

La operación de salvamento permanece paralizada hasta que se aplaquen los gases tóxicos en los conductos de acceso a la galería donde se presume estén los mineros.

Los socorristas encontraron un nuevo inconveniente cuando se averió el robot enviado al yacimiento para descubrir el lugar exacto en el que se hallarían los trabajadores.

Medios de prensa nacionales reportaron el envío de un nuevo aparato teledirigido para retomar la búsqueda.

Según cálculos iniciales, los siniestrados están 150 metros bajo tierra, pero a 2.5 kilómetros de la entrada de la mina.

A su vez, la excavación del túnel de 15 centímetros de diámetro que serviría para introducir una cámara de grabación debió detenerse al tropezar con una roca demasiado fuerte.

De acuerdo con los especialistas, el peligro de los gases no es tanto por su toxicidad como por la amenaza de ocurrencia de un nuevo estallido en el interior.

Existe el riesgo de una segunda explosión. No estamos preparados para enviar más gente a llevar a cabo un rescate y ponerles en peligro, explicó el oficial de la Policía al frente de la operación, Gary Knowles.

Entretanto, la madre de uno de de los trabajadores confesó sus reducidas esperanzas en que su hijo permanezca con vida, luego de ver un video de la explosión que dejó atrapados a 24 neozelandeses, dos británicos, dos australianos y un surafricano.

Cada integrante del grupo llevaba un equipo de emergencia y un balón de oxígeno, pero comida para un solo turno de trabajo.

La mina Pike River se ubica en la costa oeste de la isla sur de Nueva Zelanda y pasa por debajo de la cordillera de Paparoa.

Por Marta

Deja una respuesta