Tras el fracaso de las conversaciones entre altos mandos militares de Pyongyang y Seúl, el régimen comunista de Kim Jong Il aseguró que su gobierno ya no siente la necesidad de retomar las negociaciones de paz. En el encuentro que comenzó el martes pasado, Corea del Sur le había pedido al país vecino que se disculpe por los ataques contra una corbeta y una isla surcoreana llevados a cabo el año pasado. Pero los norcoreanos se negaron y abandonaron abruptamente la reunión. De esta manera, una vez más vuelve la tensión a la Península.
Corea del Norte estimó que ya no es necesario seguir dialogando con el Sur, al día siguiente de la suspensión abrupta de las conversaciones a nivel militar iniciadas con su vecina, tras meses de vivas tensiones.

«Como ha resultado claro que los traidores no quieren una mejora de las relaciones entre el Norte y el Sur y quieren evitar el diálogo, nuestro Ejército y nuestro pueblo ya no sienten necesidad de seguir hablando con ellos», según un comunicado publicado por la agencia oficial de Pyongyang. Como traidores señalan, entre otros, a los ministerios surcoreanos de Defensa y de la Unificación.

LOS NORCOREANOS SE NEGARON A PEDIR PERDÓN

La reunión era la primera entre responsables de ambos países desde el bombardeo por Pyongyang de una isla surcoreana el 23 de noviembre, que dejó cuatro muertos.

La delegación del Norte abandonó la mesa de discusiones después de negarse a pedir perdón por dos incidentes graves ocurridos en 2010: el bombardeo de noviembre y el el ataque con un torpedo contra una corbeta surcoreana en marzo, atribuido por una investigación internacional a Pyongyang, que lo desmiente. En este ataque, 46 personas murieron.

Corea del Norte estima que estas conversaciones no deberían concentrarse en estos incidentes sino evocar, de manera más general, la forma de evitar actos provocadores por ambas partes. Esta cita, que empezó el martes, debía fijar fecha, lugar y agenda de una reunión al más alto nivel, en principio de los dos ministros de Defensa.

¿PODRÍA HABER UN NUEVO ENCUENTRO?

A pesar de las declaraciones de Pyongyang, los analistas estiman que las conversaciones se podrían reanudar.

«El Norte carece de sinceridad y el Sur necesita mostrarse más flexible», declaró Yang Moo-Jin, de la Universidad de Seúl de Estudios Norcoreanos. Las dos Coreas, según él, «van a regresar sin duda a la mesa de negociaciones porque tienen la obligación de dialogar. También China y Estados Unidos lo desean».

Ahora bien, Pyongyang no aceptará nunca asumir la responsabilidad del ataque con un torpedo de la corbeta surcoreana de marzo pasado, advierte Kim Yeon-Chul, de la Universidad Inje, en Gimhae.

PARA EE.UU., ESTO FUE UNA «OPORTUNIDAD PERDIDA»

Estados Unidos señaló que el abandono de Corea del Norte de la mesa de negociaciones con Corea del Sur fue una «oportunidad perdida» para demostrar la sinceridad de Pyongyang en el mejoramiento de relaciones con Seúl.

El vocero del departamento de Estado, Philip Crowley, afirmó que «Corea del Norte necesita mejorar» las relaciones con el Sur y «claramente esto fue una oportunidad importante para demostrar su sinceridad». «La retirada de Corea del Norte es una oportunidad perdida», agregó.

Fuente: observadorglobal.com

Por Marta

Deja una respuesta