La interna gremial entre UTA y metrodelegados desató una paralización total del servicio en todas las líneas. Los metrodelegados, que iniciaban la tercera jornada de paros escalonados, se enfrentaron a golpes de puño con representantes de la UTA, que querían presentarse a trabajar.

El incidente, ocurrido en la Estación Congreso de Tucumán de la línea D poco antes de las 6, desencadenó que la UTA llamase a un paro total, por lo que se encuentra suspendido el servicio en todas las líneas.

Tras algunos golpes y empujones, el delegado de la UTA, Eduardo Cosentino anunció que “ante la imposibilidad de cumplir con nuestras tareas laborales, vamos a iniciar un paro en todas las líneas de fuerza. Nosotros vamos a acatar lo que nos diga el Ministerio de Trabajo. Vamos a esperar que nos llamen a una audiencia».

Por su parte, el metrodelegado Claudio Dellecarbonara acusó por los incidentes a «la patota de (Roberto) Fernández» y aseguró que la situación en los subtes es peligrosa no sólo para los trabajadores sino también para los pasajeros.

Fuente: Ciudad1