Hace unos años atrás no existía tanta conciencia sobre los cuidados que hay que tener con la exposición al sol, y no era tan común el uso de protector. Sin embargo, los rayos emitidos por el sol son cada vez más nocivos para la piel y hay que ser prevenidos para no sufrir los efectos

1) Una de las cosas más importantes para cuidarse de sol es seleccionar un adecuado protector solar. Estas cremas son sustancias que absorben o disipan los rayos ultravioletas para proteger la piel de los efectos nocivos del sol.

2) Exposición gradual: se aconseja realizar exposiciones graduales y en horarios adecuados (antes de las 11 y después de las 16) y con la protección necesaria. La exposición gradual le da tiempo al melanocito (un tipo de célula de la piel) a sintetizar y repartir la melanina al resto de las células (queratinocitos).

3) Prestar atención a las zonas más sensibles, las más blancas, las que suelen estar ocultas durante el año. También hay que prestar especial atención a las áreas de piel más fina, como los párpados.

4) Remover la protección cada dos horas y evitar tomar sol entre las 11 y las 16. El protector solar debe colocarse 20 minutos antes de la exposición para su correcta absorción, luego hay que renovarlo cada dos horas.

5) No exponerse nuevamente al sol si la piel está dolorida y enrojecida, ya que este síntoma significa que su capacidad de adaptación ha sido sobrepasada.

6) Sólo usar maquillaje una vez aplicado el protector solar. La pantalla debe utilizarse sobre la piel limpia y seca. Las mujeres pueden usar maquillaje luego de la absorción del producto y sin que vean afectadas sus propiedades protectoras.

7) Utilizar protector solar también para salir a la calle. Allí, no sólo se reciben directamente los rayos del sol sino que hay ciertas superficies que reflejan la radiación, como el pavimento y las paredes.

Fuente: Diario Hoy