El Buenos Aires Lawn Tennis Club, sede de varias hazañas del zurdo, se analiza la posibilidad de darle su nombre al court central a partir del año próximo.

Rod Laver, uno de los más grandes de la historia, disfruta su homenaje en vida: el estadio mayor del Abierto de Australia lleva su nombre. La cancha de tenis más grande del mundo, en el US Open, recuerda a Arthur Ashe, otra leyenda de las raquetas, y el Abierto Francés recuerda a Suzanne Lenglen, figura legendaria del tenis femenino en los años 20. Más cerca, el Estadio Nacional de tenis de Santiago de Chile fue bautizado en honor de Anita Lizana, así como en Florianópolis el court central lleva el nombre de Gustavo Kuerten , otro número 1 del mundo. Lo mismo podría suceder con Guillermo Vilas, si prospera una iniciativa que propone rebautizar al estadio principal del Buenos Aires Lawn Tennis Clubcon el nombre de quien fue fue protagonista de enormes hazañas sobre el polvo de ladrillo de La Catedral del tenis argentino.

Vale destacar que actualmente el court principal del tradicional club de Palermo es conocida como «Tribuna Horacio Billoch Caride», en reconocimiento al presidente más destacado que tuvo la tradicional entidad durante 35 años. En este contexto, la cancha pasaría a llamarse Estadio Guillermo Vilas, mientras que el sector en el que se ubica el palco central recordaría a ‘Tito’ Billoch Caride. En todo caso, podría tratarse de un homenaje que quizás faltó hace casi una década, cuando se inauguró la cancha del Parque Roca, con capacidad para más de 14.000 espectadores, al que se bautizó como Estadio Mary Terán de Weiss.

Respecto de Vilas, la propuesta surgió hace casi un año por parte de admiradores del mejor tenista argentino de la historia, aunque la presentación recién encontró eco dentro del club hace un par de meses, cuando comenzaron a activarse las gestiones. El planteo de la nueva denominación fue aprobado en el seno de una asamblea extraordinaria, y se prevé su tratamiento y debate dentro de la comisión directiva. Por lo pronto, se supo que varios socios fueron contactados, de manera personal o por correo, acerca de esta propuesta para conocer sus opiniones.

«Las tribunas llevan merecidamente el nombre de nuestro ex-Presidente, Dr. Horacio Billoch Caride. Sin embargo, el estadio en sí carece de un nombre que represente fielmente la importante historia del tenis que allí se desarrolló. Argentina, con su gran tradición en este deporte, no tiene un estadio con el nombre de su mejor tenista, como se estila en los grandes escenarios mundiales (…) Entendemos, que por las mismas razones por las cuales en estos importantes estadios del mundo se optó por estos nombres, sería importante para nuestro Club hacer un reconocimiento público a nuestro socio honorario, poniéndole el nombre de Estadio Guillermo Vilas. Consideramos que tener un estadio con el nombre de la mayor personalidad de nuestro deporte, lo identificaría claramente con la historia del tenis de nuestro país, al recordar que allí desplegó su talento el deportista en cuestión. Trasciende los tiempos y el BALTC tendría un motivo más para darle mayor atractivo a su Tribuna Central (…) Nuestro estadio es el único en el mundo que debería llevar el nombre de Guillermo Vilas, por la gran cantidad de éxitos que tuvo allí para nuestro país. Hacerlo en vida del protagonista, enriquece la acción y le da mayor visibilidad», sugiere una carta del Club a modo de consulta hacia los socios.

El estadio del Buenos Aires fue construido durante 1926, con una capacidad inicial para 3000 personas, y se inauguró oficialmente con un encuentro a cargo de dos integrantes de los legendarios ‘mosqueteros’ franceses campeones de la Copa Davis: Jacques Brugnon y Jean Borotra. Pronto se convirtió en escenario del recordado Abierto de la República, y a partir de los años 30, se convirtió en sede oficial de la Copa Davis cada vez que nuestro país jugaba como local. Y desde 2001 alberga el ATP de Buenos Aires.

«Es una propuesta en pañales, no hay nada confirmado. Es algo que estamos hablando y no habrá una definición al menos hasta mediados de enero», le dijo a canchallena.com el ingeniero Luis Diez, presidente del BALTC. Sin embargo, por otra parte trascendió que hubo conversaciones con Martín Jaite, director del Argentina Open, para que el bautismo se produzca durante ese torneo, en los primeros días de febrero. El debate parece estar planteado, y las próximas semanas serán decisivas para saber si, finalmente, Vilas gozará de un nuevo reconocimiento hacia su trayectoria.

jld/gs.

Fuente: Cancha Llena