Según explicó un experto a lanacion.com, el pozo pertenecía a un sistema que utilizan los horticultores para la extracción de agua para el riego; señaló que lo óptimo es cubrirlos con tierra o una tapa fija

El profundo pozo al que cayó ayer Vanesa Mamani, la niña de tres años que permaneció más de siete horas en la profundidad hasta ser rescatada, pertenecía a un sistema que utilizan los horticultores para la extracción de agua para el riego.

Según explicó a lanacion.com el profesor de la Sociedad Argentina de Horticultura, Alberto Castillo, son utilizados en quintas para extraer agua potable de buena calidad para el riego de las verduras. «Por eso se busca llegar a la segunda napa, porque la primera no es potable», agregó.

El especialista indicó que estos pozos se realizan con máquinas excavadoras. Abajo se suele ubicar un caño y un sistema extractivo de agua.

El pozo tenía apenas 30 centímetros de diámetro y unos 25 metros de profundidad y se estima que a mayor profundidad el diámetro era más angosto. Estaba ubicado en un lote de unas diez hectáreas en el barrio Los Pilares de la localidad de La Capilla.

«Después de una cierta cantidad de años el suelo no sirve más porque el riego intensivo destroza la tierra. Entonces lo que los horticultores abandonan ese terreno y se dirigen a otro», señaló el experto.

Castillo indicó que lo óptimo sería cubrir esos pozos con tierra o poner una tapa fija, pero que muchas veces eso no ocurre.

En tanto, según declaró hoy el intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra, «no se sabe quién destapó el pozo». Y agregó: «El padre de la niña dijo que el pozo estaba tapado y que la tapa era muy pesada como para poder ser removida por los niños».

Fuente: La Nación

Por Leo

Deja una respuesta