Sorprendió Cristina Fernández de Kirchner en la fiesta nacional y popular de Tecnópolis luciendo un cinturón Hermès de piel de ternera reversible Swift/ternera Epsom (ancho 32 mm), con una hebilla en metal bañado en oro cepillado, 555 euros (ese valor equivale a US$ 712), mientras hablaba de la desocupación, el desempleo, la informalidad laboral y la necesidad de confiar en las estadísticas gubernamentales.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Curiosidad: ¿dónde habrá comprado Cristina Fernández de Kirchner su cinturón Hermès? ¿En Europa, en USA o en el local porteño que tiene la casa tan famosa? En París, el precio es 555 euros que por algún motivo en Nueva York supera los US$800 pero en el local argentino, por cuestión de impuestos, supera los US$1.500.

Sin duda que Cristina lo compró en el exterior pero ¿con dólar turista o con dólar oficial?

En la mitología griega Hermes es el dios olímpico mensajero, de las fronteras y los viajeros que las cruzan, de los pastores, de los oradores, el ingenio y del comercio en general, de la astucia de los ladrones y los mentirosos. En la mitología romana era denominado como Mercurio. Hijo de Zeus y la pléyade Maya.

En la moda, Hermès es una marca de modas francesa, especializada en accesorios de cuero y relojes de lujo, fundada en 1837, en París, como una tienda de sillas de montar propiedad de Thiery Hermès, que fue ganando reputación. En el siglo 20, la compañía incursionó en la industria de la moda cuando su director creativo fue Christopher Lemaire.

Entre su clientela se encuentran Nicole Kidman, Julianne Moore, Elle Macpherson, Elizabeth Hurley, Madonna… y Cristina Fernández de Kirchner, que no es actriz de Hollywod ni cantante famosa pero afirma que hizo dinero como abogada exitosa y por eso ella puede darse esos lujos.

Todo indica que los cinturones fueron introducidos por Robert Dumas-Hermès (1898-1978), quien no era descendiente directo de Hermès pero incorporó el apellido en un exceso de marketing. Él comenzó a entregar sus productos en las cajas color naranja, y le obsesionaba el diseño de los pañuelos de seda aunque su producto más famoso fue el bolso ‘Sac à dépêches’ que Grace Kelly lució en una portada de la revista Life, en 1966.

Portando su paquetería, Cristina habló en Tecnópolis:

> «Muchas veces nos quieren asustar»,
> «Nos quieren asustar para ajustar»,
> «A los que asustan con el fantasma de la desocupación, la Argentina tiene la tasa en materia de desvinculación de empleo más baja de los últimos años».
> «La idea no es asustar, a los argentinos nos asustaron demasiado tiempo».

Que quede bien en claro: quienes se asustan no compran cinturones Hermès porque no pueden pagarlos. Los que pueden, no están asustados.

Fuente: www.urgente24.com