El presidente chino Hu Jintao aseguró ayer a líderes empresariales estadounidenses que mantienen vínculos con China que su país no es una amenaza militar para Estados Unidos, sino un socio económico dispuesto a conducir al mundo a la recuperación de la más profunda crisis financiera en varias generaciones

El presidente chino Hu Jintao aseguró ayer a líderes empresariales estadounidenses que mantienen vínculos con China que su país no es una amenaza militar para Estados Unidos, sino un socio económico dispuesto a conducir al mundo a la recuperación de la más profunda crisis financiera en varias generaciones.

“Seguiremos comprometidos con la vía del desarrollo pacífico”, dijo Hu en un almuerzo del Consejo Empresarial EU-China. “No participamos en carreras armamentistas. No representamos una amenaza militar a ningún país. China nunca buscará dominar o seguir una política expansionista”, agregó.

El grupo, constituido por dirigentes empresariales estadounidenses cuyas compañías tienen acuerdos significativos con China, resultó un público mucho más receptivo que el que el líder chino halló en una reunión anterior con legisladores, donde Hu fue criticado por las políticas de derechos humanos de China y otras prácticas.

El presidente chino fue presentado por el ex secretario de Estado Henry Kissinger, quien como enviado del presidente Richard Nixon fue vital para establecer vínculos formales entre los dos países en 1974. Kissinger dijo que haber normalizado las relaciones entre Estados Unidos y China “después de tantos años de separación conmovió al mundo”. Ahora, agregó Kissinger, “estamos trabajando para construir un mundo y no para conmoverlo”.

El miércoles, Hu pasó gran parte del día en reuniones en la Casa Blanca antes de una cena oficial. El presidente Barack Obama también presionó a Hu en la cuestión de los derechos humanos, pero afirmó que Estados Unidos no debía temer el crecimiento chino. Obama anunció acuerdos comerciales con China por valor de miles de millones de dólares para las empresas.

El presidente chino se reunió ayer con legisladores estadounidenses críticos de la política de derechos humanos de Beijing. Hu se encontró con el nuevo presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, y con el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, así como con el senador Richard Lugar y los ex candidatos presidenciales John Kerry y John McCain. Tras el encuentro con Hu, Boehner emitió un comunicado saludando los mayores vínculos económicos con China, pero expresó objeciones a su política de derechos humanos.

Fuente: El Universal

Por Leo

Deja una respuesta