El presidente venezolano, Hugo Chávez, enfermo de cáncer desde hace un año, finalmente ha decidido reducir sus actividades para atender su salud tras finalizar las sesiones de radioterapia en Cuba. «Yo tengo que asumirlo y estoy aquí asumiéndolo y así lo confieso al país, lamentablemente no seguiré siendo el caballo a veces desbocado por ahí», dijo en una comunicación telefónica con un programa que transmite la estatal Venezolana de Televisión (VTV). La oposición ya advierte sobre los mecanismos que tendrá que seguir el chavismo para dictar el reemplazo de la candidatura del presidente.

(Urgente24)

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, rompió este fin de semana su silencio de los últimos siete días afirmando que «lamentablemente» ya no trabajará sin parar porque ya no puede ser el «caballo desbocado» que era antes, debido al cáncer que padece.

«Yo tengo que asumirlo y estoy aquí asumiéndolo y así lo confieso al país, lamentablemente no seguiré siendo el caballo a veces desbocado por ahí», dijo en una comunicación telefónica con un programa que transmite la estatal Venezolana de Televisión (VTV).

El mandatario señaló que sigue recuperándose de la ronda de radioterapia para combatir un cáncer en la región pélvica del que no se tienen mayores detalles.

«Yo ahora estoy trabajando según la ley manda ocho horas, y ahora menos de ocho. Trabajando ocho horas diarias, descansando, siguiendo una dieta», dijo.

El candidato presidencial opositor, Henrique Capriles Radonski aprovechó la oportunidad y se quejó del alejamiento de Chávez. “¿Qué necesitamos nosotros? Un presidente a tiempo completo, que se dedique a resguardar la vida de los venezolanos, que se ponga al frente”, dijo Capriles a los periodistas durante una parada en el estado Zulia (oeste) en su recorrido proselitista por el país.

“Si el presidente de la República tiene que ocuparse de su salud, que se ocupe, pero el país continúa, tiene que seguir adelante”, señaló sobre Chávez, que está enfermo de cáncer desde junio de 2011.

Algunos medios venezolanos se han quejado también de que las labores del gobierno se han retrasado con la ausencia de Chávez, y decisiones que rutinariamente tomaba el mandatario, han quedado sin tomarse.

A finales de la semana pasada, por ejemplo, nueve embajadores entregaron sus credenciales ante el vicepresidente ejecutivo de la República, Elías Jaua, quien estuvo acompañado del canciller Nicolás Maduro.

De la misma manera se han retrasado decisiones que van desde la fijación de los precios en Venirauto, la empresa ensambladora “socialista” de autos y de otros productos agrícolas, hasta la entrega de concesiones para el área de telecomunicaciones.

Una vez que el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) inscriba la candidatura a la reelección del presidente Hugo Chávez solo podría sustituirlo por Nicolás Maduro, Elías Jaua o Adán Chávez si éstos se separan de sus cargos antes del 11 de junio.

Para Carlos Vecchio, Coordinador Metropolitano del Comando Venezuela, si el PSUV decide inscribir como candidato al Jefe del Estado «siempre tendrá oportunidad de sustituirlo, incluso un día antes de la elección, en caso de fallecimiento, renuncia o discapacidad física y/o mental».

No obstante, si se presentara este escenario el sustituto electoral de Chávez no podría ser algún alcalde o gobernador en ejercicio, como tampoco algún integrante de su tren ministerial, incluidos quienes detenten el cargo de Vicepresidente Ejecutivo o Canciller. de la República.

Vecchio recuerda que según el artículo 229 de la Constitución «no podrá ser elegido Presidente de la República quien esté en ejercicio del cargo de Vicepresidente Ejecutivo, Ministro, Gobernador y Alcalde en el día de su postulación o en cualquier momento entre esta fecha y la de la elección».

Para Vecchio, resulta obvio que a partir de la culminación del lapso de postulación (11 de junio) o entre este día y hasta el 7 de octubre «quien tenga el cargo o haya ejercido el cargo de Vicepresidente (Jaua) o Ministro (Maduro) o Gobernador (Adán Chávez) no puede ser postulados como candidato presidencial.

Según Vecchio, esa limitación existe por el «potencial peligro que significaría usar el cargo que se detenta antes de la postulación con fines electorales», tal y como lo estableció la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia en sentencia dictada el 28 de julio de 2006.

El coordinador político de Voluntad Popular insiste en que ocupar el cargo de Vicepresidente o ministro entre el 11 de junio y 7 de octubre automáticamente genera una condición de inelegibilidad.

«De manera que si el PSUV quiere inscribir a Jaua o a Maduro, ambos deben separarse de su cargo antes del 11 de junio -insiste Vecchio- de lo contrario el PSUV no podrá usar a alguno de ellos para la sustitución en el supuesto que el presidente Chávez no pueda continuar hasta el 7 de octubre una vez inscrito».

Además recuerda que Henrique Capriles Radonski «debe separarse de su cargo antes de inscribirse, de manera que mal podría continuar Jaua o Maduro como Vicepresidente o Ministro, respectivamente, durante toda la campaña y luego pretender usarlos como posibles sustitutos, pues el uso de su cargo público con fines electorales generaría una ventaja que es la que precisamente prohibe la Constitución»

Vecchio aclara que la Constitución no se refiere taxativamente al caso de los diputados, por lo que podría suponerse que el presidente del Parlamento Diosdado Cabello podría inscribirse como sustituto. No obstante, precisa que el Reglamento Electoral N°1 del CNE -aún vigente- en su artículo 40 indica que cualquier funcionario público que aspire a cargos de elección popular debe separarse de su cargo desde el día que inicie la campaña hasta el día de la elección.

Las decisiones de Maduro

La Comisión Tripartita de alto nivel de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que visitará a Venezuela en octubre, para verificar la situación laboral en el país, vendrá a solicitud de Fedecámaras, pero por decisión del canciller Nicolás Maduro, «quien inexplicablemente negoció aguas arriba la presencia de una comisión de alto nivel de la OIT para evaluar a Venezuela». Así lo aclaró la coordinadora nacional de la Unión Nacional de Trabajadores (Unete), Marcela Máspero, quien explicó que en marzo del año pasado Fedecámaras reactivó ante la el Consejo de Administración de la OIT la solicitud de una comisión de encuesta ante la grave situación de Venezuela.

Pero gracias a las gestión hecha por mi persona y José Leje ante la OIT se logró que el grupo de trabajadores presente en la reunión del Consejo de Administración rechazara esa solicitud. Sin embargo, el canciller Maduro desestimó esta acción y negoció directamente con el director general de la OIT, Juan Somavia, la presencia de la Comisión Tripartita de alto nivel en nuestro país este año.

Por otra parte, la Unete rechazó categóricamente la designación hecha por el Ministerio del Trabajo, al ciudadano Carlos López, como representante de los trabajadores venezolanos en la 101° Conferencia Internacional del Trabajo, a celebrarse en Ginebra, Suiza, entre el 30 de este mes y el 15 de junio próximo.

Afirman que López «abandonó las filas sindicales para defender la burocracia y las políticas patronales que ponen en minusvalía los derechos de los trabajadores frente al capital y la burocracia de estado, así lo afirmó Eduardo Sánchez, presidente de Fetrauniversitarios−Unete, organización mayoritaria que agrupa a los trabajadores de ese sector.

Deja una respuesta