El presidente de Venezuela calificó de «locura» la decisión de un tribunal que ordenó que la empresa debe ser compensada por la nacionalización de sus activos. El Estado bolivariano deberá de pagar US$ 908 millones

Crédito foto: EFE

El mandatario señaló que lamentablemente la Exxon-Mobil no quiso llegar a un arreglo con el Estado venezolano, reiterando su exigencia de una indemnización de 12.000 millones de dólares.

«¡Es una locura! Cómo será la locura de esta empresa que la decisión (del tribunal) reconoce menos del 10 % de lo que ellos pretendían. ¿Cuánto robarían estas empresas durante 100 años? Nos robaron, más bien deberían pagar daños y perjuicios de 100 años, no les alcanzaría el capital que tienen para pagarnos», señaló a los periodistas en la sede del gobierno.

Esta semana, la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) señaló que sólo le corresponde pagar 255 millones de dólares a Exxon-Mobil de indemnización por el fallo del tribunal de la Cámara de Comercio Internacional (CCI), de 907 millones.

PDVSA indicó que tiene un plazo de 60 días para el pago, que en principio es mucho menos de lo reclamado por la firma petrolera norteamericana.

El tribunal del comité de arbitraje internacional emitió un fallo obligando a Venezuela a pagar 907 millones de dólares de compensación. Según PDVSA, el monto a pagar de 255 millones de dólares proviene de substraer a la indemnización otorgada de 907  millones de dólares una serie de créditos reconocidos a PDVSA.

PDVSA reiteró que luego del arbitraje emprendido por Exxon-Mobil por la decisión del Estado venezolano de nacionalizar en 2007 sus activos en el proyecto Cerro Negro, para mejorar petróleo pesado de la llamada Faja del Orinoco, siempre considero «exagerado y fuera de toda lógica» el monto reclamado de 12.000 millones de dólares.

Exxon operaba el proyecto Cerro Negro para extraer y mejorar crudo pesado en la Faja del Orinoco, un vasto yacimiento en el oriente del país, así como el convenio de exploración a riesgo La Ceiba, que no había iniciado su producción.

Chávez recalcó que Venezuela es un país soberano y que toma sus decisiones en el marco de la Constitución y las leyes. «Digo esto porque hay algunos que pretenden olvidarlo o mancharlo. La soberanía de Venezuela se respeta. Durante todos los procesos de recuperación de la soberanía nacional, desde hace 12 años, hemos  tenido que enfrentar no sólo demandas sino golpes de Estado, sabotajes petroleros y económicos por sólo por tomar la decisión de ser libres y ejercer nuestra soberanía», aseveró.

PDVSA recordó que Exxon-Mobil también está llevando un arbitraje contra Venezuela ante el centro de arbitraje del Banco Mundial, por la misma nacionalización y expresó la decisión de defenderse si la petrolera insiste en esta demanda.

La estadounidense Conoco-Phillips también presentó una demanda y solicita 40.000 millones de dólares por la nacionalización de sus activos.

Fuente: DPA

Deja una respuesta