El cantante santiagueño Raly Barrionuevo expresó su rechazo a la explotación minera en el Famatina durante su show en el Festival de Cosquín, y en ese instante Canal 7 levantó la transmisión, lo que generó múltiples acusaciones por censura. El rosarino Fito Paéz, por su parte, se distanció del Gobierno: «Yo no soy K».

La Politica Online

La señal de televisión pública, Canal 7, quedó en medio de múltiples acusaciones de censura por un abrupto corte en la transmisión del show de Raly Barrionuevo, casualmente cuando a través de un video el artista santiagueño mostraba imágenes de apoyo a los vecinos de Famatina.

En ese momento, la emisión del Festival de Cosquín se levantó y se fue rápidamente a un corte comercial, lo que generó las críticas de periodistas y músicos. El propio Barrionuevo se mostró sorprendido cuando en conferencia de prensa, los periodistas le comentaron lo que había sucedido.

«Es más que obvio… No sabía que había pasado eso. Son señales de para donde está yendo la cosa. Se mata a los campesinos y se mata a la gente de cáncer con cianuro allá arriba. Pero el Famatina va a seguir resistiendo, va a seguir resistiendo Andangalá, y toda la Cordillera», respondió el músico.

Pero también hubo repercusiones en el Congreso: el diputado del GEN, Gerardo Milman, aseguró que su bloque ingresará en la Cámara Baja un pedido de informe para que las autoridades de Canal 7 expliquen qué ocurrió durante la transmisión.

¿Comenzó el éxodo de los artista K?

«Un militante milita, o sea que lleva una vida de militancia y su trabajo o su tarea está dentro de un marco ideológico y político. Eso es un militante político. Yo soy un artista. No tengo limites, no tengo bordes, salvo los que yo me ponga», fueron las palabras que utilizó el rosarino Fito Páez para justificar mostrarse en una posición más distante del Gobierno.

«Yo no soy K», dijo sin rodeos, y agregó: «¡Quiero ser claro, para que dejen de boludear un poquito che!». Es que tras la publicación en Página 12 de su carta «Da asco la mitad de Buenos Aires» -luego de la victoria electoral de Mauricio Macri- quedó estrechamente vinculado a la Casa Rosada.

Pero en medio del ajuste y medidas antipáticas que comenzó a tomar el kirchnerismo, Páez aclaró que no tiene ninguna posición política definida, aunque en los últimos años fue uno de los artistas favoritos del kirchnerismo. Por un cifra que habría superado los 200 mil pesos, fue el encargado de cerrar los festejos por los bicentenarios.

Deja una respuesta