Al menos diez miembros de las fuerzas de seguridad y cuatro civiles murieron en los ataques producidos en varias ciudades sirias por grupos insurgentes.

Seis miembros de las fuerzas de seguridad, cuatro conscriptos, un suboficial y un capitán, y dos civiles, murieron en las ciudades de Damasco, Homs, Deraa y Aleppo, informó la agencia de noticias SANA, según despacho de Europa Press.

Además, otros cuatro uniformados y un civil perdieron la vida, y nueve miembros de las fuerzas de seguridad y siete civiles resultaron heridos por la explosión de una bomba colocada en un ómnibus que se dirigía a Al Shaar, en Aleppo.

Además, se suma la muerte de Ahmad Masoud al Masoud, cuñado del miembro del Ejército Rami Sirani, ocurrida en el marco de un ataque llevado a cabo contra la vivienda del militar, ubicada en Deraa.

Por otro parte, SANA informó sobre dos secuestros: el de un miembro del ejército, Hussein Shahada al Zoubi, en la localidad de Al Mseifra, en la provincia de Deraa, y el del juez Farouq Kamel Oubeid, en la localidad de Qournini, en la provincia de Idleb.

Télam

Deja una respuesta