La diputada de la CC consideró que “no se puede llorar en público y ordenar en privado que se vote a matar o morir”. Por otra parte, celebró el golpe de Graciela Camaño a Carlos Kunkel.
La líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, concluyó que el Gobierno no quiere que se apruebe el Presupuesto 2011, por cuanto si lo quisiera llamaría a extraordinarias. Pero en ese caso, aclaró, “va a tener que negociar”.

La diputada reiteró que “nosotros no vamos a dar quórum, no lo vamos a aprobar en general, porque este presupuesto es mentiroso, es un escándalo. Mantenemos la posición, creo que acá hay una política muy débil que no sostiene posiciones, y que esto es tremendo”.

En declaraciones a Radio El Mundo, la diputada deslizó una crítica hacia la Presidenta señalando que “no se puede llorar en público y ordenar en privado que se vote a matar o morir, cerrar investigaciones, la verdad es la verdad. Uno respeta mucho el dolor, pero no se abusa del luto y menos se tiene una doble conducta, por un lado la victimización y por otro lado la misma lógica de Kirchner”.

Respecto de la piña de Graciela Camaño a Carlos Kunkel, consideró “una hipocresía grande lo que está pasando”, ya que “se rasgan las vestiduras porque esta mujer se descontroló, por lo cual pidió disculpas, pero no se rasgan las vestiduras por los corruptos”.

Por otra parte responsabilizó al presidente del Cuerpo, Eduardo Fellner, por lo sucedido, ya que “Kunkel esto lo hace con todos los diputados, Fellner nunca le aplicó una sanción, si yo hubiese sido presidente estaba expulsado de la cámara. Cuando la autoridad de la Cámara permite estas cosas llega un momento que la situación no se hace controlable”.

Sobre el tiempo por venir, dijo que “habrá muchos problemas, pero habrá muchas soluciones. Ahora, la sociedad va a decidir si quiere que los gobierne un corrupto, o si quiere que lo gobiernen decentes”.

Fuente: parlamentario

Por Marta

Deja una respuesta