La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, abogó por una justicia «inclaudicable», para que «nunca más» se repitan los delitos de lesa humanidad perpetrados durante la última dictadura militar.

Estela de Carlotto cerró el alegato de la querella en el juicio oral y público en el que solicitaron 50 años de prisión para el ex dictador Jorge Videla y penas de 15 a 25 años de cárcel para otros procesados por el robo de recién nacidos, entre ellos el también ex dictador Reynaldo Bignone.

«En nombre de las Abuelas de Plaza de Mayo, de los organismos de derechos humanos hermanos, de los 30.000 detenidos-desaparecidos y de la mayoría del pueblo argentino, manifiesto que, sin que nos muevan sentimientos de odio, venganza o revancha, brindamos por arribar a la inclaudicable justicia, que sin dudas consolidará la democracia y asegurará el nunca más», fueron las palabras de Carlotto ante el Tribunal.

Télam

Deja una respuesta