La Fiscal General de Suiza Carla del Ponte calificó este viernes como «un precedente muy peligroso» la condena impuesta por el Tribunal Supremo de España al juez Baltasar Garzón, opinión contrapuesta a la esgrimida por estratos superiores de la justicia hispana que defendieron «la independencia e imparcialidad» del organismo.

La prestigiosa ex Fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), subrayó que «el mensaje para la justicia española es absolutamente negativo y crea un precedente muy peligroso», en declaraciones a la radio pública suiza.

Garzón fue condenado ayer a 11 años de inhabilitación por la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, que lo encontró culpable de intervenir las comunicaciones en prisión de los cabecillas de la denominada trama Gürtel.

Este es un caso de alto voltaje político, ya que salpica al Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy, hoy en el poder y que se viene debatiendo desde hace tres años en los Tribunales.

En España, mientras tanto, estamentos superiores de la justicia salieron al ruedo en defensa de la inhabilitación impuesta contra Garzón y en rechazo a las críticas contra la decisión del alto Tribunal.

En este sentido, un comunicado del Consejo General del Poder Judicial puntualizó que la Sala en lo Penal que condenó al ex magistrado de la Audiencia Nacional, actuó «en el legítimo ejercicio de sus competencias y con absoluta independencia e imparcialidad», informó Europa Press.

Rechazó, además, las acusaciones de indefensión de Garzón al considerar que el fallo, «dictado por unanimidad, pone fin a un proceso judicial trasparente y lleno de garantías, como viene haciendo en todos los asuntos» en los que interviene.

Los jueces nucleados en ese organismo superior, agregaron que son «inaceptables los ataques tanto personales como institucionales» que cuestionaron «de manera frívola y carente de fundamento» la actuación del Tribunal Supremo.

Por su parte, del Ponte reveló que tras conocer la decisión del Tribunal Supremo español llamó por teléfono a Garzón con el propósito de solidarizarse con su colega.

«Le conozco desde hace 15 años, en los que hemos trabajado juntos, y lo llamé inmediatamente para hacerle saber que me tiene cerca», puntualizó.

La principal responsable de la Fiscalía General de Suiza señaló además que en el marco de esa conversación, ambos llegaron a la conclusión de que el fallo «es una decisión absolutamente política».

Sobre los procesos judiciales importantes, como en este caso, admitió que «las presiones políticas existen y existirán siempre, son inevitables», y que «lo importante es que la institución y el Estado protejan al juez que sencillamente aplica la ley. Y me parece que eso no ha ocurrido en España», sentenció la fiscal suiza.

Télam

Deja una respuesta