El titular del sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, anunció un acuerdo con la Federación de Entidades Empresarias del Transporte de Cargas por el pago de un bono de $1.500, pero empresarios aseguraron que el convenio aún no está definido y que continuará negociándose hasta fines de enero.

El sindicato de Camioneros anunció ayer el cierre de un acuerdo con la Federación de Entidades Empresarias del Transporte de Cargas (Fadeeac) por el pago de un plus salarial de $ 1.500 para unos 150 mil choferes del sector, pero los representantes empresarios aseguraron que el convenio aún no está definido y que continuará negociándose hasta fines de enero.

El acuerdo por el suplemento especial pretendido por Camioneros fue informado por Pablo Moyano, secretario adjunto del gremio e hijo del titular de la CGT, Hugo Moyano, quien en declaraciones a este diario aseguró que el pago del bono fue «acordado de palabra», entre su padre y el titular de la Fadeeac, Luis Morales, y que el mismo se efectivizará en dos cuotas de $ 750 con los salarios de enero y febrero.

«El convenio formal se va a firmar en febrero, pero ya fue arreglado en una charla entre Moyano y Morales y las empresas ya lo van a empezar a liquidar», dijo Moyano (h) y explicó que debido a ese entendimiento el gremio suspendió las medidas de fuerza que había iniciado a principios de la semana en reclamo del pago del suplemento.

Sin embargo, contrariamente a las declaraciones del dirigente, la Fadeeac difundió un comunicado de prensa en el que negó en forma terminante la existencia de un acuerdo por el plus salarial y afirmó que el tema seguirá negociándose hasta fines de enero. «Fadeeac propuso a la organización sindical diferir el tratamiento de la cuestión para la última semana de enero o la primera de febrero, para que todas las Cámaras integrantes de la Federación pudieran reunirse y formar posición y otorgar mandato a los negociadores», indicó la entidad y sostuvo que «no han existido negociaciones ni conversaciones (posteriores) que modifiquen esta posición institucional».

Pese a ello, fuentes del sector del transporte de cargas confirmaron que, en forma unilateral y por fuera de la cámara, algunas empresas de la actividad habían comenzado a cerrar acuerdos con Camioneros para el pago del bono a su personal con el propósito de evitar ser afectadas por eventuales medidas de fuerza.

El sindicato que lidera Moyano se declaró el lunes en estado de asamblea permanente y amenazó con paralizar la actividad si las empresas no cedían a su reclamo por el pago de un suplemento de $ 2.500. Según informó entonces Pablo Moyano, el bono ya había sido acordado en las ramas de aguas gaseosas, transporte de productos lácteos y recolección de residuos, por un monto que oscilaba entre los $ 1.500 y los $ 4.000, pero su definición estaba pendiente en el caso de las empresas representadas en la Fadeeac.

Ayer, en declaraciones a El Cronista, el dirigente informó que su padre había acordado con esa entidad un suplemento de $ 1.500 en dos cuotas que, según dijo, beneficiará al personal de las ramas de transporte de combustibles, logística, caudales, residuos tóxicos, correos y corralones, entre otras.

Luz y Fuerza

Por otra parte, el titular del sindicato de Luz y Fuerza, Oscar Lescano, confirmó ayer que su gremio firmó un acuerdo con los representantes de las distribuidoras y generadoras eléctricas por el pago de un bono de fin de año que oscilará entre los $ 2.000 y los $ 3.000 y será liquidado por las empresas durante la primera semana de enero.

Lescano explicó a este diario que el personal de las distribuidoras Edenor, Edesur y Edelap recibirá en enero un plus salarial especial de $ 2.000, en tanto que los operarios de las generadoras Central Puerto y Costanera recibirán un suplemento de $ 3.000. Según señaló el dirigente que integra el denominado grupo de los «gordos» (grandes gremios de la CGT), el bono de fin de año beneficiará en total a unos 10.000 trabajadores de la actividad.

La Política Online

Deja una respuesta