El príncipe Al Attiyah, el ganador del Dakar 2011 en autos, tuvo que venir hasta la Argentina para encontrar el amor.Después de tantos días de competencia, el qatarí se distendió en una fiesta y ahí se topó con Camila Velasco, la chica que lo conquistó.

Pero la historia no terminó en esa noche. El automovilista quedó encantado y le juró a su chica que volvería al país en abril y que compraría una casa en Carlos Paz.

Él, un deportista de Qatar que es pariente de la mujer que amamantó al actual emir y por eso recibe el tratamiento de príncipe. Ella, una modelo, hija de Sergio Velasco Ferrero y María Eugenia Zorzenón.

«Un argentino se nos acercó y nos chamuyó, pero era casado. Le pedí que nos presente a alguien soltero y me hace conocer al príncipe de Qatar. Yo pensé que me estaba jodiendo», contó Camila.

Y continuó diciendo que después de saludar a Nassar se pusieron a bailar, él la tomó de la mano y se besaron.»Un beso llevó a otro y enganchamos…¿La fama de no ser dotado? “Yo la pasé mejor que con nadie», dijo.

Fuente: La Voz

Por Leo

Deja una respuesta