El primer ministro británico admitió que el repunte económico no llega pero insistió en que el ajuste conduce al crecimiento. Además, dijo que luchará contra la apuesta independentista de Escocia.

El primer ministro del Reino Unido, David Cameron, reconoció que el repunte económico está llevando más tiempo de lo esperado, pero aclaró que continuarán con las políticas de ajuste a las que calificó como “el fundamento mismo del plan de crecimiento”.

“Sé que se están preguntando si el plan está funcionando. La verdad es que el daño en la economía mundial, especialmente en la eurozona, es peor de lo que pensábamos y el crecimiento está tomando más tiempo de lo que esperábamos”, explicó.

Ante este escenario mundial, «las alternativas son hundirse o nadar”, agregó y precisó que el Reino Unido eligió la última opción al “lograr un crecimiento del sector privado y un achicamiento del público”, al cerrar el congreso del Partido Conservador que se realizó en la ciudad de Birmingham.

En ese marco, defendió el recorte del gasto, en particular en asistencia social, y criticó las propuestas del Partido Laborista de buscar un mayor endeudamiento como manera de estimular la economía.

Asimismo, destacó como mayores logros de su Gobierno la reducción del déficit en un 25 por ciento y la creación de un millón de puestos de trabajo en el sector privado.

Si bien no se definió sobre la relación del Reino Unido con la Unión Europea (UE), Cameron elogió la autonomía que mostró su país cuando en diciembre pasado vetó en Bruselas un tratado por una mayor disciplina fiscal.

“Me pedían que firme un acuerdo que iba en contra de los intereses británicos, pero hice algo que ningún otro líder ha hecho: dije que no”, enfatizó.

Por otra parte, el premier dijo que va “a luchar contra el referendo” que impulsa el ministro principal de Escocia, el nacionalista Alex Salmond, para romper el vínculo con Londres.

Ambos políticos se van a reunir el lunes en Edimburgo para ultimar los detalles de la consulta que, según se supo ayer, tendrá una sola pregunta sobre si se quiere o no la independencia y de la que participarán los mayores de 16 años.

“Estamos mejor juntos y vamos a seguir juntos, así que vamos a luchar contra ese referendo”, comentó Cameron, en lo que definió como “una de las prioridades del gobierno de coalición” que forma junto a los liberales demócratas.

El discurso de Cameron, en el que también apeló a su familia y su historia personal, busca retomar la confianza que de acuerdo a varias encuestas, perdieron los conservadores por la falta de respuestas ante la recesión económica.

Fuente: Télam

Deja una respuesta