El ministro de Salud aseguró que una de las prioridades del gobierno de Rousseff es atraer doctores extranjeros. Faltan profesionales en las ciudades del interior del país

La importación de médicos de Cuba, España y Portugal no puede ser un tema “tabú”, ya que es necesaria para cubrir el faltante de profesionales en el interior del país y en las periferias de las grandes ciudades de Brasil, según afirmó este lunes el ministro de Salud, Alexandre Padilha (foto), durante una conferencia en San Pablo.

Las declaraciones del funcionario fueron en respuesta a las quejas de organizaciones médicas, que se manifestaron en contra de un posible acuerdo entre el gobierno de Dilma Rousseff y el de Raúl Castro para atraer unos 6000 especialistas cubanos al país.

Padilha aclaró que sólo el 11 por ciento de los médicos provenientes de Cuba tienen el aval gubernamental, a la vez que resaltó la importancia de que acudan profesionales de otros países porque Brasil no dispone de suficientes doctores, algo que Rousseff advierte desde hace años.

A su vez, remarcó que el objetivo del país es incentivar la “importación” de especialistas de España y de Portugal, quienes están altamente calificados, pero tienen pocas posibilidades de trabajo debido a la crisis económica que atraviesa Europa.

Sin embargo, de acuerdo con el periódico Folha de San Pablo, la Asociación Médica de Brasil (AMB) tiene previsto presentarse en la Justicia en contra del gobierno de Rousseff, ya que considera que se afecta el trabajo de los profesionales brasileños.

El presidente de la entidad, Floriano Cardoso, añadió que se debe exigir a los expertos importados “rígidas pruebas de conocimiento, habilidad y aptitud». Caso contrario, el Gobierno será “responsable directo por errores, complicaciones o muertes provocadas por médicos incompetentes”.

Fuente: Infobae