Fue de 6,5% en 2011, el límite máximo que había fijado el Gobierno de Dilma Rousseff. En 2004, había registrado su pico previo más elevado, con 7,6 por ciento. Pero en Brasilia aseguran que el índice está en descenso

Entre los factores que más pesaron en el aumento de precios en 2011 están la educación (8,06%), la salud (6,32%), los alimentos y bebidas (7,18), la vestimenta (8,27%) y los gastos personales (8,61%),

Al mismo tiempo, Brasil no supera el límite máximo que se fija de inflación desde 1999, año en que fue creado su sistema de metas. El presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, observó además que está en descenso.

«La inflación al consumidor medida por el índice de precios al consumidor amplio IPCA, en línea con el escenario anticipado por el Banco Central, está en trayectoria descendente y encerró 2011 en 6,7%, después de alcanzar el 7,3% en el tercer trimestre», aseguró.

El dirigente del Banco Central cree que en 2012 el IPCA continuará retrocediendo, en una dinámica consistente en la estrategia de la política monetaria adoptada por el Banco Central.

Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), la inflación de diciembre fue de 0,5%, una leve baja con respecto al mes anterior, cuando alcanzó 0,52 por ciento.

Infobae

Deja una respuesta