«Lo escuché de algunos empresarios, de manera institucional de la Confederación de Empresarios de Bolivia y otras federaciones, que este Gobierno garantiza la estabilidad política. Si hay estabilidad política, hay estabilidad económica y crecimiento económico», afirmó.

Favorito en todas las encuestas para volver a ceñirse la banda presidencial, el mandatario, que busca concretar el proceso de cambio que inició en 2006, dijo que otro de los atributos de su potencial gobierno para el período 2015-2020 guarda relación con el nivel de la inversión pública, lo que potenció a la economía nacional en lo que va de 2014 como la más alta de Sudamérica.

«Las inversiones se darán de manera equilibrada en todos los departamentos y seguiremos con el proceso de liberación económica» destacó, y afirmó que «la autonomía de las decisiones de su gobierno es garantía también de estabilidad».

La administración del gobernante destinó una partida de 3.500 millones de dólares para el ejercicio fiscal 2014 en lo concerniente a la inversión pública, 10 veces más que en 2005.

«Estamos mejor sin las decisiones que tomaba ante el Banco Mundial (BM), el Fondo Monetario Internacional (FMI), y eso nos ayudó», recordó.

www.telam.com.ar