Los 26 diputados porteños del bloque PRO, se refirieron a la decisión del juez Norberto Oyarbide, de cerrar el período de instrucción de la causa por las escuchas telefónicas, dejando muy cerca del juicio oral al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri.

«Si el partido del Estado, haciendo uso y abuso de los recursos públicos, cree que con maniobras sucias va a amedrentarnos, se equivoca. Podrán comprar a un juez pero no a un pueblo. Podrán pisotear la Constitución y las leyes pero nunca convertirán en verdad la mentira, la calumnia y la difamación. Podrán corromper a los débiles y codiciosos pero no a la sociedad que ya los repudia», manifestaron.

Los legisladores recordaron que la Legislatura Porteña, de acuerdo a la responsabilidad institucional le compete, investigó el llamado caso de las “escuchas ilegales”, para lo cual se conformó la Comisión Especial Investigadora, con minoría del partido macrista.

«Los testimonios y pruebas recabados por la Comisión Investigadora fueron contundentes. No sólo se demostró la inocencia de Mauricio Macri, sino que quedó en evidencia que la acusación formaba parte de una maniobra sucia del kirchnerismo, en connivencia con un juez funcional a sus intereses políticos», señalaron.

«A partir de entonces, la Ciudad pudo constatar que la maniobra sucia del kirchnerismo apuntaba a vaciar la institucionalidad y a erosionar la imagen del Jefe de Gobierno. Sin embargo, la jugada perversa les salió mal a los kirchneristas: Mauricio Macri fue reelegido por el 65% de los votos», añadieron.

Para los diputados porteños, el Estado continuó con la maniobra de ensuciar al Jefe de Gobierno porteño, y consideró que eso constituye «una verdadera vergüenza nacional que debe llamar la atención de todos los argentinos».

«La presidente Cristina Fernández de Kirchner no ha mentido cuando advirtió vamos por todo’. Esta actitud totalitaria avasalla la división de poderes. Por eso, reafirmamos lo actuado por la Legislatura Porteña y volvemos a advertir que el camino elegido por el kirchnerismo para eternizarse en el poder constituye la negación de la democracia», expresaron.

Por último dijeron: «Nosotros respondemos al mandato popular encomendado por la ciudadanía. No vamos a caer en la trampa de la infamia. En los últimos días el agotamiento del llamado “modelo”, el desgobierno y el estallido de la corrupción ha puesto en apuros a los kirchneristas. La realidad se encarga de desenmascara día a día la mentira de la propaganda oficial. Los argentinos saben que una alternativa posible está en marcha y se sintetiza en el liderazgo de Mauricio Macri».

Deja una respuesta