Roma, 28 ene (EFE).- El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, aseguró hoy que en sus diecisiete años de actividad pública han probado en todos los modos posibles a borrarle de «la política y de la historia» y acusó a sus «adversarios» de haber alcanzado niveles «vergonzosos de irresponsabilidad y cinismo» En su enésimo ataque a la magistratura, se refirió de este modo a las pesquisas abiertas por la Fiscalía de Milán, que le investiga por incitación a la prostitución y concusión por el llamado caso Ruby.

En un mensaje dirigido a la asociación «Promotores de la Libertad», perteneciente a su partido, el «Pueblo de la Libertad» (PDL), el mandatario aseguró que se han «violado las normas más elementales del derecho y usado de forma ilegítima el arma de la investigación judicial».

Afirmó que una parte de la magistratura, a la que ya en el pasado ha acusado en reiteradas ocasiones de ser una herramienta de la izquierda, «no se frena ante nada y persigue con todos los medios subvertir la voluntad popular», que le llevó al poder.

El jefe del Gobierno arremetió además contra las escuchas telefónicas empleadas por los investigadores en el caso Ruby, que han revelado detalles de las supuestas fiestas de índole sexual que Berlusconi celebraba en sus residencias privadas y en las que la Fiscalía cree que participaron menores.

«Cuando en un país democrático -y esto pasa sólo pasa en Italia- se llega a violar el domicilio del presidente del Gobierno y a considerar como un posible sospechoso de delito a quienquiera que entre en él, significa que se ha superado el límite», dijo el político conservador.

A este respecto, Berlusconi fue más allá y afirmó que «no es un país libre aquel en el que, cuando uno levanta el teléfono, no está seguro de la inviolabilidad de sus conversaciones», ni tampoco aquel «en el que un ciudadano puede ver reproducidas sus conversaciones en los periódicos».

Una alusión a las filtraciones aparecidas en los periódicos sobre las conversaciones interceptadas por la Fiscalía milanesa en la investigación por el caso Ruby, la joven marroquí que supuestamente mantuvo relaciones íntimas con el primer ministro a cambio de dinero.

Berlusconi reivindicó la actuación de su Gobierno en los casi tres años de esta legislatura y aseguró que continuará adelante por el bien del país.

Reiteró que jamás ha «huido» de los jueces y subrayó que en sus diecisiete años en política los magistrados no han encontrado pruebas que hayan valido en un proceso.

A renglón seguido, aseguró que no tiene ningún problema en presentarse ante un juez, aunque insistió que en el caso Ruby la Fiscalía de Milán no es competente y que en el caso de tener que ser juzgado esa competencia recae sobre el Tribunal de Ministros, formado, dijo «por jueces elegidos por sorteo».

Fuente: EFE

Por Leo

Deja una respuesta