El Papa subrayó la voluntad de los católicos de «ayudar a un diálogo constructivo para evitar traumatismos». La isla caribeña vive una etapa de transición política

Crédito foto: Reuters

En el avión que lo conduce a su primera visita a México, Benedicto XVI dijo que la ideología marxista, «tal como había sido concebida, no responde ya a la realidad». Por ese motivo, el Papa considera que «conviene hallar nuevos modelos».

Sin embargo, el Papa destacó que esta búsqueda requiere «paciencia, decisión y queremos ayudar con espíritu de diálogo para evitar traumas».

El Sumo Pontífice también subrayó la voluntad de los católicos «de ayudar a un diálogo constructivo para evitar los traumatismos», en momentos en que la Iglesia local cubana se ha convertido en un «interlocutor político de las autoridades del país».

En este sentido, destacó que «la Iglesia siempre está del lado de la libertad de conciencia y de religión», y que en Cuba los  fieles católicos «contribuyen en esta senda».

Para el Papa, este viaje es una «absoluta continuidad» con respecto al viaje histórico de Juan Pablo II a la isla caribeña en 1982. En su vuelo rumbo a la ciudad mexicana de León, Guanajuato, recordó la famosa frase del papa polaco: «Que Cuba se abra al mundo y el mundo se abra a cuba», y aseguró que esas palabras tienen «absoluta vigencia».

«La visita de Juan Pablo II abrió un camino de colaboración y de diálogo constructivo entre la Iglesia y el Estado. Ese camino es largo y exige paciencia para vaya hacia adelante, pero la iglesia desea seguir colaborando», aseveró.

Infobae

Deja una respuesta