Las autoridades belgas decretaron hoy el máximo nivel de alerta de seguridad para la capital, Bruselas, según informó la agencia de noticias Belga en base a fuentes del Ministerio del Interior.

Según la información administrada por la agencia DPA, el nivel de alerta terrorista se elevó a categoría 4, que significa una amenaza «grave e inminente». En tanto, en el resto del país aún rige el nivel de alerta de seguridad 3, lo que corresponde a una amenaza «posible y probable».

Bélgica decretó la alerta tras los atentados de París hace una semana, en los que murieron 132 personas. Según las investigaciones los autores de los ataques en la capital francesa tienen vínculos con Bruselas. En los pasados días se realizaron en Bélgica una serie de redadas en conexión con los atentados en París y en los que fueron interrogados varios sospechosos.

Las autoridades prolongaron este viernes por un mes más la orden de arresto de dos de los detenidos en el operativo. Según la agencia Belga, se trata de quienes ayudaron a volver a Bélgica a Salah Abdeslam, que se cree fue uno de los atacantes de París y que se encuentra prófugo.

La Fiscalía en Bruselas informó además que se arrestó a otro sospechoso por presuntamente haber participado de los ataques del viernes pasado y pertenecer a una organización terrorista. En tanto, otra persona detenida fue liberada, agrega la fuente.

Abdelhamid Abaaoud, considerado el «cerebro» de los atentados del pasado viernes en París, era un ciudadano belga de origen marroquí que combatió con el autoproclamado Estado Islámico en Siria. Murió durante el operativo policial de la policía francesa del miércoles en el suburbio de Saint-Denis.

Abaaoud creció en Molenbeek, un barrio de Bruselas con una fuerte presencia del grupoShariah4Belgium, un grupo que promueve la introducción de la ley islámica en el país. El barrio multirracial, azotado por el desempleo, es un lugar central de las investigaciones tras los ataques de París y del extremismo en Europa.

Fuente: Diario Hoy