Los yihadistas pusieron en fila a sus víctimas, todas sunitas, y les dispararon en la ciudad de Hit, al oeste de Bagdad. Antes los pasearon por las calles al grito de «apóstatas»

Crédito foto: AFP

Las ejecuciones se produjeron en una calle principal en el distrito al-Bakir, en la ciudad de Hit.

El presidente del concejo provincial de Anbar, Sabah Karhout, dijo que los sunitas ejecutados eran combatientes tribales aliados con el Gobierno y miembros de las fuerzas de seguridad capturados cuando el Estado Islámico (ISIS) se apoderó de la ciudad, ubicada 140 kilómetros (85 millas) al oeste de la capital iraquí.

Residentes dijeron que los 30 hombres fueron llevados por toda la ciudad, mientras extremistas gritaban en altavoces que se trataba de apóstatas que pelearon contra ellos.

Hit fue capturada por el grupo terrorista a inicios de octubre pasado, luego de feroces combates contra fuerzas del Gobierno respaldadas por milicianos sunitas de la tribu Albu Nimir.

Irak vive su peor crisis desde la retirada de las tropas estadounidenses en el 2011, y extremistas suníes encabezados por el grupo Estado Islámico ya han tomado una tercera parte del país.

En una intensa ofensiva concretada a mediados del año, el Ejército y las fuerzas de seguridad iraquíes se desmoronaron mientras los yihadistas avanzaban y capturaban ciudades y pueblos claves en el norte.

En Irak y en áreas contiguas en el este de Siria, el ISIS ha declarado un califato e impuesto una versión extrema de la Sharia o Ley islámica.
Los terroristas reprimieron a las minorías religiosas en el país, incluyendo cristianos y otros, matando a centenares y forzando a miles a abandonar sus hogares.

Fuente: AP – Infobae