En su visita a la Cámara baja, el ministro de Ciencia afirmó que “avanzar en tecnología es avanzar en una sociedad democrática y por ello en una sociedad mas justa”.
El ministro de Ciencia y Tecnología de la Nación, Lino Barañao, concurrió a la Comisión de Ciencia de la Cámara baja ante la cual expuso sobre los avances realizados en la materia desde 2003 y las actividades que realizará su cartera en los próximos años.

Ante la presencia de unos 20 legisladores, entre ellos el titular de la Cámara baja, Julián Domínguez, Barañao hizo una fuerte defensa del rol de la ciencia y la tecnología como motores del desarrollo social.

Desde el comienzo de su exposición, el ministro aseguró que “basar el desarrollo económico en conocimiento aumenta la distribución” de la riqueza. “Avanzar en ciencia y tecnología es avanzar en una sociedad democrática y por ello en una sociedad mas justa”, afirmó.

En este marco, el funcionario destaco “el cambio de modelo” que implicó la presidencia de Néstor Kirchner, señalando que antes de su gestión “se veía a la ciencia como un componente más de la cultura”.

“Ese no es el rol en países modernos”, sentenció en referencia a naciones como Estados Unidos. “La reconstrucción del sistema comienza con Néstor Kirchner. Se preocupó en que la situación de los científicos mejorara”, resaltó.

Barañao manifestó que la idea de su gestión “no es aumentar la producción del conocimiento, sino acoplarlo a la producción de trabajo”, desde una fuerte intervención del Estado.

Logros de la gestión

El ministro de Ciencia y Tecnología de la Nación repasó ante los diputados los alcances de las políticas impulsadas desde 2003. Entre ellas, destacó el programa de erradicación de investigadores, que comprendió el traslado de los científicos al país, el financiamiento de sus investigaciones y las mejoras edilicias y los nuevos equipamientos.

También subrayó la construcción en tres años de 60 mil kilómetros cuadrados de laboratorios, en el marco de un proyecto en el que se prevén 130 kilómetros cuadrados necesarios para paliar 30 años de desinversión.

A todo esto, Barañao resaltó que “no se había puesto tanta plata en proyectos” que tengan como objetivo “proveer la innovación productiva y que por ende cree trabajo de calidad”. Y dijo que los resultados de estas investigaciones se verán en dos o tres años.

El “desafío” de la ciencia: la inclusión social

El ministro de Ciencia anunció que la inversión estatal estará focalizada en la biotecnología, la nanotecnología y la tecnología en información y comunicaciones. Según dijo, el fruto de estas inversiones se aplicará en salud, agroindustria y energías renovables.

Barañao enfatizó que “la mayor demanda de la sociedad es la inclusión social”, ya que por ejemplo “tenemos gente que no ha cambiado sus condiciones de vida en cuatro siglos, y que en muchos casos la ha empeorado”.

En este sentido, dijo que “es paradójico que antes de la colonización había en América Latina una mayor tecnología aplicada en la calidad de vida”, y que respecto de eso “hubo un retroceso”.

Por eso, el ministro abogó por una “innovación inclusiva” para que “la tecnología llegue a las condiciones de vida” de los ciudadanos.

Al respecto, dijo que el ministerio de Ciencia comenzará a trabajar no solo en relación con las provincias sino más específicamente con los municipios a través de la formación de jóvenes para capacitación laboral.

Parlamentario

Deja una respuesta