El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, denunció que en Siria se están cometiendo crímenes de lesa humanidad, por lo que reclamó al gobierno poner fin a la violencia antes de realizar el referendo constitucional convocado el miércoles.

Ban realizó la denuncia pocas horas antes de que la Asamblea General de la ONU debata este jueves en Nueva York un borrador elaborado por Arabia Saudita, en el que se condenan las violaciones de los derechos humanos por parte del gobierno de Bashar Al Assad y se exige que ponga fin a la represión.

«Estamos viendo bombardeos indiscriminados contra barrios, la utilización de hospitales como centros de torturas, homicidios y abusos contra niños de solo diez años de edad, estamos asistiendo casi con seguridad a crímenes contra la humanidad», declaró Ban, según informa la agencia de noticias Europa Press.

Por tal razón, minimizó la importancia del referendo constitucional convocado el miércoles por el presidente sirio para el 26 de febrero.

«Puede ser un elemento en el marco de una solución política, pero ahora lo importante es que Siria deje de matar a su propio pueblo», afirmó.

«Siria tiene que poner fin primero a la violencia», remarcó el surcoreano en Viena, donde se reunió con el presidente de Austria, Heinz Fischer, informó la agencia de noticias DPA.

«Se debe poner fin a la violencia procedente de todas las partes, tanto de las fuerzas nacionales de seguridad como de las fuerzas de la oposición», precisó Ban haciendo abarcativa la denuncia.

El secretario general anunció también que se reunirá en Viena con los ministros de Asuntos Exteriores de Rusia y Francia para hablar sobre el estancamiento del tema de Siria en el Consejo de Seguridad de la ONU.

«Cuanto más prolonguemos el debate, más muertos habrá», advirtió Ban, quien denunció que miles de personas murieron, 25.000 personas huyeron del país y alrededor de 70.000 están desplazadas dentro de Siria a causa de la represión, cifras que, sostuvo, «aumentan cada día».

Por tal motivo, la Asamblea General de la ONU se reunirá este jueves a las 15 (17 de Argentina) para tratar de consensuar sobre un borrador de condenas al gobierno sirio, aunque Rusia -que junto con China frenó hasta el momento cualquier intento de sanciones- ya exigió modificaciones al texto.

De acuerdo a lo que trascendió, el borrador condena las violaciones de los derechos humanos por parte del gobierno y exige que ponga fin a los ataques a la población.

Rusia pide modificar un párrafo que se refiere al plan de la Liga Árabe del 22 de enero pasado, que prevé que el presidente sirio ceda su cargo al vicepresidente, ya que Moscú se opone a todo cambio de régimen impuesto desde el exterior.

Otra enmienda haría coincidir el retorno de las tropas sirias a sus cuarteles con «el fin de los ataques por grupos armados» de la oposición, ya que Rusia insiste en que también se responsabilice a la oposición por la violencia y se le exija «disociarse de los grupos armados».

La Asamblea General puede emitir condenas oficiales, aunque éstas sólo tienen carácter apelativo ya que sólo el Consejo de Seguridad puede decretar sanciones.

Télam

Deja una respuesta