La presidenta brasileña y candidata a la reelección, Dilma Rousseff, y el senador Aécio Neves, iniciaron técnicamente empatados la campaña hacia la segunda vuelta electoral del 26 de octubre, aunque el candidato opositor ostenta una leve ventaja y hay 10% de votos en blanco o indecisos.

Tanto el Instituto Datafolha como el Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística (IBOPE) apuntaron que Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), tiene hoy 46% de las intenciones de voto, frente a 44% de la mandataria del Partido de los Trabajadores (PT).

Si se consideran solamente los sufragios válidos, Neves se impondría hoy con un 51% de los votos, frente a 49% de Rousseff.

La diferencia, sin embargo, implica un empate técnico, ya que ambas investigaciones tienen margen de error de dos puntos porcentuales, hacia arriba o hacia abajo.

Según IBOPE, que entrevistó a 3.010 electores en 205 municipios entre el martes y el miércoles pasados, 6% de los electores no pretende apoyar a ninguno de los dos candidatos, mientras que 4% todavía no definió su voto.

El sondeo de Datafolha, que consultó a 2.879 electores en 178 municipios, detectó por su parte un índice de indecisos de 6%, mientras que los que planean votar blanco o anular su sufragio son 4%, es decir, exactamente al revés que lo que indicó IBOPE.

Las dos encuestas revelan un cambio en el panorama registrado en la primera vuelta de los comicios generales brasileños, en la que Rousseff salió victoriosa con un 41,59% de los votos válidos, frente al 33,55% de Neves.

www.diariohoy.net