La presidenta trasandina defendió nuevamente la necesidad de reformar la Constitución, a fin de que se adapte a la realidad de la sociedad democrática y reiteró que propondrá al Parlamento la despenalización del aborto, aunque para ciertos casos.

«Chile ha cambiado. Los ciudadanos son más conscientes de sus derechos. Quieren decidir, por ejemplo, si se construye una planta de energía», explicó Bachelet en una entrevista que difunde hoy el influyente semanario alemán Der Spiegel, un día antes de que la mandataria cumpla su segunda visita oficial a Alemania.

Según Bachelet, la actual Constitución chilena, promulgada en 1980 durante la dictadura militar, sigue siendo «ilegítima» en sus orígenes pero enfatizó que urge reformarla.

«Tenemos que reformar nuestra Constitución», insistió la mandataria, quien será recibida mañana en Berlín por la canciller Angela Merkel, en la primera escala de una gira que la llevará posteriormente a España.

«La idea es que haya un debate amplio para que represente a todos. Primero tendrán la palabra los ciudadanos a distintos niveles que son quienes deberán opinar sobre cómo debe ser la sociedad en la que quieren vivir. De cómo el Estado debe manejar la economía o el medio ambiente. Quiero que sea un proceso abierto, en el que se acuerden las grandes decisiones», expuso.

Bachelet asumió en diciembre último su segundo mandato como presidenta de Chile, y su coalición de partidos Nueva Mayoría, si bien es la primera fuerza en el Parlamento, no cuenta con la mayoría de dos tercios necesaria para elaborar una nueva Constitución.

La política socialista anunció que impulsará el proyecto constitucional el próximo año y enumeró las iniciativas que lleva adelante en la actualidad, como la reforma del sistema electoral, que hasta ahora impide el acceso a los pequeños partidos.

«Esto es importante especialmente para los jóvenes que quieren a otros candidatos», evaluó, según consigna la agencia DPA.
Bachelet agregó que su gobierno propondrá al Parlamento la despenalización del aborto en ciertos casos, así como la reglamentación de la convivencia de parejas independientemente de su inclinación sexual.

Respecto de las protestas estudiantiles que volvieron a poblar las calles del país en demanda de reformas sociales y del acceso a la educación de calidad, prometió «reformas que cambiarán de forma profunda la vida de mucha gente joven».

«Es tarea del Estado destinar dinero para que las escuelas públicas sean buenas. Tener a una juventud bien capacitada es decisivo para que Chile pueda seguir creciendo a nivel económico», observó.

La mandataria cumplirá esta semana su segunda visita oficial a Alemania, después de la que realizó en 2006.

Bachelet, quien cursó sus estudios universitarios en la extinta Alemania comunista, mantendrá reuniones con Merkel y con el presidente federal alemán, Joachim Gauck.

Además participará en el tercer foro germano-chileno de materias primas. Mañana será por segunda vez invitada de honor de las jornadas anuales que realiza la Asociación Empresarial para América Latina, que aglutina a las empresas alemanas con inversiones en la región.

www.telam.com.ar