Las automotrices, fabricantes de electrodomésticos y compañías dedicadas al consumo masivo siguen topándose con inconvenientes en operaciones de comercio exterior.

Las empresas esperaban ayer que les giraran divisas para pagarles a sus proveedores en el exterior. Algunas recibieron esos dólares –como las automotrices– pero los otros sectores siguen aguardando el acceso a ese dinero.

«Lo que está aún más trabado es la luz verde a las DJAI», graficaron en varias compañías. Las DJAI son las autorizaciones para importar que aprueba la secretaría de Comercio Exterior.

Las empresas presentan pedidos de DJAI. Una vez que son aprobadas, requieren las divisas del Banco Central para pagarlas (transfieren dólares a sus proveedores/casa matrices y le pagan en pesos al Central).

«Están apareciendo dólares para DJAI ya aprobadas, aunque a menor ritmo que antes, muy a cuentagotas», graficó un ejecutivo. «Lo que no hay son nuevas autorizaciones para importar, eso está muy frenado», detallaron en otra compañía.

En el mercado automotor, por ejemplo, muchos de los vehículos que se venden provienen de Brasil. Esos coches no pueden entrar al país si no cuentan con la autorización de la secretaría de Comercio Exterior.

La actividad de las concesionarias de autos suele revivir en estos meses, con potenciales compradores de coches que quieren patentar el año próximo. Sin embargo, son varios los modelos de coches que no se encuentran disponibles, ya que su ingreso al país todavía no fue aprobado.

Los fabricantes de electrodomésticos también tienen cierta urgencia, porque se avecinan las fiestas, que suelen ser una temporada «alta» para el sector. Por estos días, necesitan mayor cantidad de insumos importados, que luego ensamblan para transformarlos en productos. «Están faltando divisas y piezas para ensamblar, hay complicaciones en ambos frentes», aseguraron desde una firma especializada.

Aunque hay menos casos que en automotrices y fabricantes de electrodomésticos, varias firmas productoras de bienes de consumo masivo (los que se venden en supermercados, autoservicios y almacenes) también enfrentan obstáculos similares.

Fuente: iEco