Cientos de usuarios de trenes y colectivos forman largas filas para obtener la tarjeta SUBE antes del 10 de febrero y no tener que pagar los aumentos de los boletos por la quita de subsidios.

Al igual que el martes, este miércoles la gente colma los principales centro de entrega de la credencial del Sistema Único de Boleto Electrónico (SUBE) en la Ciudad. Es que nadie quiere pagar el aumento en el transporte público anunciado por el gobierno nacional mediante un spot publicitario, que no afectará a quienes abonen con la tarjeta.

En la estación de Constitución se encuentra uno de los principales puestos de distribución de la SUBE. Desde las 7 (dos horas antes de que comience el horario de atención) la gente comenzó a formar una larga fila frente al puesto.

Lo mismo ocurrió en Plaza de Mayo, donde el martes se entregaron más de mil tarjetas. Por este motivo, y para evitar demoras, se recomienda consultar en la web de SUBE (www.sube.gov.ar) o en el teléfono 0-800-777-7823  en qué otros lugares se puede hacer el trámite y obtener la tarjeta.

La demanda de las tarjetas se disparó luego de que el gobierno nacional difundiera el domingo un spot televisivo en que se advierte que hay tiempo hasta el 10 de febrero para conseguir la credencial y mantener el subsidio económico. A partir de esa fecha, quienes no tengan la tarjeta SUBE perderán el subsidio al transporte y pagarán más caros los boletos en trenes y colectivos.

En tanto,  la Secretaría de Transporte  de la Nación continúa sin dar información sobre cuáles serán las tarifas en colectivos y trenes a partir del 10 de febrero, señalada en una publicidad oficial como el momento a partir del que los que no paguen con SUBE no se verán beneficiados con el subsidio, que en 2011 alcanzó a 15 mil millones de pesos en colectivos, trenes y subtes.

Ciudad1

Deja una respuesta