Desde Aeropuertos Argentina 2000 calificaron como “muy positivo” el inicio del traslado. Vialidad registró algunas demoras en las vías de acceso. Y algunos pasajeros se quejaron de incomodidades en la aeroestación.

Toda mudanza es un trastorno, un dolor de cabeza. Si es complicado el traslado de una casa a otra, pensar en el movimiento de las actividades de un aeropuerto a otro hacía imaginar el escenario más caótico. Sin embargo y a contramano de los pronósticos agoreros, la mudanza de los vuelos de cabotaje a Ezeiza y a otros aeropuertos por el cierre temporario de Aeroparque comenzó sin grandes problemas.

Desde Aeropuertos Argentina 2000 calificaron como “muy positivo” el arranque de las operaciones en el aeropuerto internacional Ministro Pistarini, que por un mes será terminal de partidas y arribos de los vuelos provinciales y regionales de Aerolíneas Argentinas, Austral, Lan Argentina y Tam, empresas que concentran el 90 por ciento de ese tráfico.

Para eso, en Ezeiza quedó habilitada desde anoche la Terminal C. El diagnóstico del primer día arroja en líneas generales un buen resultado y aleja los fantasmas de quienes tienen tickets para viajar de aquí al 1° de diciembre. Los pasajeros cumplen con el pedido de las autoridades de llegar unas tres horas antes a la estación aérea y el trámite del check-in se realiza de manera ágil. Incluso hay algunos que arriban exageradamente antes, como el caso de un hombre que a las cinco de la mañana ya estaba en el aeropuerto, pese a que su avión despegaba a las 12.

Desde AA2000 señalan que los vuelos salen y arriban en horario, salvo por algunas demoras puntuales –hay casos en que llegan a los 30 minutos- que responden a cuestiones operativas de las empresas y no a problemas de saturación de la pista. El mayor problema se registró con el vuelo 1432 de Aerolíneas Argentinas con destino Mendoza y San Juan que debía partir a las 7.25, pero se venció la tripulación y fue reprogramado para las 13.40.

Hubo algunos inconvenientes en la entrada de vehículos a la zona de parking del aeropuerto por un desperfecto en dos barreras, pero cerca del mediodía se encontraba resuelto. En un recorrido por la estación, Clarín.com dialogó con algunos pasajeros que se quejaron por la falta de sillas suficientes para esperar la salida de los vuelos y de cintas para despachar valijas. Las opiniones estuvieron divididas, ya que otros elogiaron la organización, pese a los trastornos propios del traslado.

Pero la complicación más importante se da puertas afuera de Ezeiza y tiene que ver con el tránsito. Es que la mudanza implica el traslado diario de unos 5.000 vehículos –entre autos y micros- a las autopistas que conducen al aeropuerto internacional, precisó a Clarín.com Ernesto Arriaga, vocero de Vialidad Nacional, quien señaló que si habitualmente el viaje durante el día desde el Obelisco hasta Ezeiza llevaba unos 40 minutos, por este mes demandará entre una hora y una hora y diez.

Esta mañana, según informó, las mayores complicaciones se daban en la autopista 25 de Mayo y la Dellepiane hacia la Riccheri, donde había demoras de 10 a 15 minutos. En esa dirección, pero sobre la avenida General Paz, desde Cantilo, los retrasos iban de 8 a 12 minutos. En la autopista Riccheri se registraba tránsito intenso, con una velocidad promedio de 70 kilómetros por hora.

En tanto, en la Autopista del Sol hacia el aeropuerto de San Fernando –donde operan aviones ejecutivos y taxis aéreos- había demoras de ocho minutos. Mientras que el tránsito era normal en la Autopista del Oeste, camino a El Palomar, adonde se trasladaron los vuelos de Aerovip, Andes, Buquebus, LADE, Pluna, Sol y Aerochaco.

Fuente: Clarín

Por Leo

Deja una respuesta