El líder del grupo Sendero Luminoso asumió la responsabilidad de actos terroristas desde mediados de los años ochenta. Sin embargo, negó todos los cargos de narcotráfico y lavado de dinero

Crédito foto: Reuters

Florindo Eleuterio Flores Hala, más conocido como «Camarada Artemio’, aseguró sentirse «orgulloso» de los actos terroristas que realizó «como jefe del comité regional del Huallaga en los últimos años», según difundió el diario peruano El Comercio.

Según las fuentes policiales citadas por el periódico, reconoció ser responsable de los actos terroristas efectuados por sus lugartenientes en la zona del Alto Huallaga, contra bases militares y puestos policiales, desde mediados de los años ochenta. También admitió su responsabilidad en las emboscadas contra las fuerzas del orden así como en el asesinato de civiles y actos de proselitismo en las provincias de Huánuco y San Martín durante las últimas décadas. Sin embargo, no reconoció las acusaciones de narcotráfico y lavado de activos.

«Artemio» tiene siete procesos penales abiertos. La mayoría son por terrorismo y, narcotráfico y lavado de activos.

Florindo Eleuterio Flores-Hala controlaba el valle del Alto Huallaga. Para los peruanos es una leyenda popular: detestada y respetada por partes iguales. Como el comandante de la facción del Huallaga tiene reputación de sanguinario. Para los miembros ortodoxos de Sendero Luminoso, Guzmán es la cuarta espada del comunismo después de Marx, Lenin y Mao. De acuerdo con la filosofía de Guzmán, la sangre era necesaria para la revolución. Una comisión de la verdad y la reconciliación 2003 estima que 69.280 peruanos fueron asesinados entre 1980 y 2000.

Infobae

Deja una respuesta