BUENOS AIRES — Argentina reabrió este miércoles el canje del remanente de la deuda en mora por unos 6.100 millones de dólares, destinado a los tenedores de bonos que no ingresaron a las anteriores operaciones de 2005 y mediados de 2010, informó el Gobierno.

El secretario de Finanzas argentino, Hernán Lorenzino, dijo que la reapertura del canje será hasta el 30 de diciembre y señaló que constituye «un gesto» para los restantes tenedores de la deuda en moratoria, aunque advirtió que se trata de la «última posibilidad».

Argentina logró canjear en sendas operaciones de 2005 y mediados de este año un 93% de la deuda del ‘default’ declarado en 2001 por unos 100.000 millones de dólares, el más abultado de la historia.

Del total a canjear, unos 4.000 millones de dólares están en poder de los llamados ‘fondos buitres’, que se negaron a aceptar las condiciones que impuso Argentina en las anteriores operaciones, con la apuesta de ganar todo o nada en los tribunales.

Con el canje de mediados de año, el gobierno de la presidenta argentina, Cristina Kirchner, lleva normalizado el 93% del adeudo total que tenía en mora con acreedores privados, con una quita nominal del 66,17%.

La primera operación de canje la había llevado adelante en 2005 su marido y antecesor, el fallecido presidente Néstor Kirchner (2003-2007).

Lorenzetti explicó que los bonistas que se sumen al canje reabierto recibirán bonos Global 17, los más apreciados por los mercados entre los títulos argentinos, pero no van a cobrar intereses atrasados.

Argentina, que busca regularizar por completo su deuda en mora, reabrió además este mes negociaciones con el Club de París por una deuda impaga que se estima entre 6.000 y 8.000 millones de dólares.

El ‘default’ había sido declarado en 2001 por el efímero presidente Adolfo Rodríguez Saá en medio de la peor crisis económica en la historia de la nación sudamericana.

Las negociaciones con el Club de París, que reúne a potencias acreedoras, se reanudan luego de que la entidad accedió a negociar con Argentina sin la intervención del Fondo Monetario Internacional (FMI), condición solicitada por el país sudamericano.

No obstante, una misión técnica del FMI desembarcó este mes en Buenos Aires para asesorar al gobierno en la elaboración de un índice oficial de inflación, muy cuestionado por economistas y analistas, por primera vez desde que en 2006 Argentina saldó en un sólo pago la deuda de 9.500 millones de dólares con el organismo.

Fuente: AFP

Por Marta

Deja una respuesta