El ultraconservador reino de Arabia Sauditaanunció la creación de una coalición islámica con el objetivo de «combatir el terrorismo a nivel militar, ideológico y mediático«, integrada por 34 paímusulmanes, en la que se destaca la ausencia de Irán, Irak y Siria.

El ministro de Defensa y segundo príncipe heredero,Mohamad Ibn Salman, realizó el anuncio de esta alianza, que llega tras una ola de atentados yihadistas en Egipto, Francia, Líy Túnez.

El objetivo de esta coalición es protegerse «de los males de todos los grupos armados y organizaciones terroristas -cualquiera que sea su doctrina o tíque extendieron las matanzas y la corrupción en el mundo», explicó el titular de Defensa, en una conferencia de prensa en Riad.

La alianza contará con un centro de mando en Riad, para «apoyar las operaciones militares en la lucha contra el terrorismo», dijo el príncipe heredero saudita, citado por la precisó la agencia oficial SPA.

Consultado si la nueva coalición luchará contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), el príMohamed, hijo del rey Salman, indicó que combatirí»cualquier organización terrorista» que aparezca en el mundo musulmán, «el primero que ha sufrido el terrorismo».

Entre los paío regiones enfrentados al extremismo, el príncipe suadita citó «Siria, Irak, el Sinaí (Egipto), Yemen, Libia, Mali, Nigeria, Pakistán y Afganistán».

«En cuanto a Siria e Irak, sólo podemos llevar a cabo las operaciones en coordinación con (las autoridades) legíen esos paíy con la comunidad internacional», dijo el príMohamed, cuyo paípide la renuncia del presidente Bashar Al Assad, como primer paso para terminar con el conflicto en Siria.

Según la agencia SPA, se establecerán mecanismos de cara a una «coordinación con países amigos apegados a la paz y con organismos internacionales» para «salvaguardar la paz y la seguridad internacionales».

Los 34 paíson miembros de la Organización de Cooperación Islámica (OCI), con sede en Yeda, en el oeste de Arabia Saudita.

Riad dirige ya una coalición militar árabe contra los rebeldes chiide Yemen.

Además, integra la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra los yihadistas del EI en Irak y Siria.

Otros 10 paímusulmanes, entre ellos Indonesia, apoyan esta nueva coalición y podrían unirse a ella en un futuro, según SPA.

La creación de esta alianza islámica se produce también en un contexto de una cada vez mayor confrontación entre la sunnita Arabia Saudita y el Irán chiita por ejercer su influencia en la región, con el islam como telón de fondo.

En la mayoríde los conflictos armados y crisis políregionales, ambas potencias están involucradas directa o indirectamente apoyando a las partes enfrentadas.

En Yemen, mientras Teherán es favorable a los rebeldes chiitas, Riad interviene militarmente en apoyo del gobierno del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi.

Otro tanto ocurre en Siria, donde los sauditas respaldan a varios grupos armados sunnitas en su lucha contra el gobierno de Al Assad, de confesión alauita(una rama del chiismo), y cuyo principal baluarte en Medio Oriente es Irán.

Un modelo que se repite prácticamente igual en todos los países en los que existen conflictos entre las comunidades chiita y sunnita.

Fuente: Àmbito