El verdadero heredero de Hugo Chávez Frías es el poder uniformado, mezcla del poder militar y el poder miliciano: es una afirmación que se corrobora a diario en Venezuela, y se teme por las consecuencias. Desmontarlo llevará mucho tiempo porque no es solamente una cuestión institucional-presupuestaria sino también cultural. El post-chavismo no será para nada fácil. Acerca de ese tema hay novedades:

«La “Operación Arrastre” que denuncia el diputado Marquina ya tiene antecedentes pues fue utilizada en las elecciones del 7 de octubre pasado, a la que Chávez le asignó posteriormente el gran valor para sacarle una ventaja de apenas 10 puntos a Henrique Capriles.»

Fragmento de la columna Run-runes, del periodista Nelson Bucaranda, en el diario El Universal, de Caracas:

Me lo escribe desde Fuerte Tiuna y me lo encuentro en mi buzón tras dos semanas de ausencia:

“La denuncia que hiciera el diputado Alfonso Marquina en cuanto a la utilización de las Milicias Bolivarianas se fundamenta en una orden operacional verídica y prevista. Su ejecución corresponde a una relación directa entre el presidente encargado Nicolás Maduro y el actual ministro de la Defensa, General Diego Molero. El hombre clave, al que se debe desmovilizar de inmediato es el Mayor General Gustavo Enrique González López, Comandante de las Milicias Bolivarianas y uno de los radicales más extremos del chavismo uniformado. La cifra que tenemos es que el ex presidente Hugo Chávez logró trasladar fondos y recursos para que cerca de 120.000 venezolanos conformaran el “componente de las Milicias Bolivarianas”, no contemplado en la Constitución. Una manera abierta de ver su operatividad se logra en la “marea roja” de motorizados y “pueblo soberano” que hacía de “primer círculo” en los traslados de los restos del ex presidente Chávez por las calles y autopistas de Caracas. Las imágenes de Venezolana de Televisión son la mejor prueba para ver su alcance y eficiencia.

La “Operación Arrastre” que denuncia el diputado Marquina ya tiene antecedentes pues fue utilizada en las elecciones del 7 de octubre pasado, a la que Chávez le asignó posteriormente el gran valor para sacarle una ventaja de apenas 10 puntos a Henrique Capriles. El mayor General González López navega con astucia las aguas turbulentas existentes entre Nicolás Maduro y Diosdado Cabello. Fue el segundo de abordo con Cabello en la Gobernación de Miranda. Fue el mismo que el ex presidente Chávez tuvo que sacar de la Presidencia del Metro de Caracas luego que les diera el millonario contrato de rehabilitación de la Línea 1 a los españoles cuando habían sido los franceses quienes habían hecho la mejor y más económica oferta. González López estuvo un buen tiempo en la Brigada de la Selva, en el estado Bolívar desde donde regresa a liderar las Milicias. Que quede claro: González López era uno de los pocos oficiales que por encima de jerarquías, oropeles y burocracias, tenía más llegada personal con Chávez. Los compañeros Diosdado Cabello y Nicolás Maduro tienen suficientes pruebas de ello. La denuncia del diputado Marquina tiene una connotación política que los medios, los partidos y el comando electoral de la oposición no han captado en toda su magnitud.En la relación PSUV- FANB – Milicias reposa mucho la aspiración de victoria del equipo de Maduro. A los cuadros urbanos de Freddy Bernal y Juan Barreto le corresponderá lo “sucio”, “lo duro”, “lo extremo”, en lo que no se quiere involucrar a un uniformado. Esta operación es la más descarada injerencia de las Fuerzas Armadas de Venezuela en un proceso electoral venezolano, en toda su historia.En el CNE existen los enlaces con conocimiento pleno de los detalles operacionales y debido consentimiento al más alto nivel. Te insisto, son dos las variables sobre las que se deben insistir: lo político-militar y la magnitud de dineros públicos involucrados, representando una de las manifestaciones de corrupción más abiertamente puestas en escena desde que Maduro gobierna. Para el ex presidente Chávez, las milicias fueron su sueño, uno de sus más preciados logros personales. Le asignaba un gran rol en el desarrollo de su nuevo período de gobierno, considerándolas “sus fuerzas armadas personales, particulares”. De allí también la importancia que le asignó Nicolás al Cuartel de la Montaña donde dijo tenía oficina montada el caudillo para poder asegurarse que su milicia funcionara.”

Urgente24