La alianza de gobierno británica sufrió hoy en una de sus mayores crisis desde su formación luego de que el partido conservador bloqueara un proyecto de ley de sus socios de coalición para reformar la cámara alta del Parlamento.

El viceprimer ministro, Nick Clegg, dijo que el Partido Conservador del primer ministro David Cameron rompió parte del contrato con su agrupación, los Liberales Demócratas, al no apoyar los planes para una cámara de los Lores mayormente electa.

En una medida de represalia que tensará al máximo la relación entre los dos partidos gobernantes, Clegg agregó que su partido de centro no respaldará un proyecto de los conservadores de modificar las circunscripciones electorales.

La oposición laborista, por su parte, dijo que la decisión del gobierno de cajonear la reforma de los Lores era una «humillación» y un «fracaso espectacular» de la gestión de Cameron.

«El Partido Conservador no está honrando la reforma de los Lores, y como resultado parte de nuestro contrato ahora se rompió», dijo Clegg a periodistas al anunciar que prefiere no someter a votación su iniciativa antes que enfrente una «muerte lenta».

«Los liberaldemócratas nos estamos demostrando a nosotros mismos que tenemos la madurez y competencia de un partido de gobierno. Estoy orgulloso de haber cumplido con nuestras obligaciones», agregó, según informó la agencia de noticias Europa Press.

La reforma de la Cámara de los Lores era una de las bases del acuerdo de coalición alcanzado tras las elecciones de hace dos años, las primeras en décadas sin un vencedor claro, lo que obligó a los conservadores a aliarse con los liberaldemócratas.

El proyecto propone la reducción del número de pares -a 450 de los 775 actuales- y que el 80% sea elegido en las urnas por un período de 15 años.

Sin embargo, la reforma provocó el rechazo de algunos diputados «tories» que creen que los cambios provocarán una crisis constitucional.

Las diferencias entre los partidos crecieron en los últimos meses por distintas cuestiones, incluyendo la reforma de la cámara de los Lores pero también la relación entre el Reino Unido y la Unión Europea (UE).

«Una cámara de los Lores no electa es inaceptable para los principios democráticos y la opinión pública. Se burla de nuestra afirmación de ser la madre de todas las democracias», dijo Clegg.

El dirigente advirtió que la coalición se internó en «un nuevo territorio» tras el rechazo conservador a su propuesta, por lo que su fuerza también votará contra los planes del partido de Cameron de modificar los límites de los distritos electorales.

«Así que le dije al primer ministro que, cuando el Parlamento vote sobre los cambios a los límites para las elecciones de 2015, instruiré a mi partido a oponerse a ellos», disparó.

Los conservadores se quejan desde hace años de que el actual diseño de las circunscripciones los pone en desventaja frente a los laboristas, y el bloqueo de sus socios es uno de los mayores golpes a la coalición desde que se formó, en mayo de 2010.

«Está claro que no puedo permitir una situación en la que los rebeldes conservadores pueden elegir las partes del acuerdo que les gustan, mientras que los diputados liberaldemócratas están atados al acuerdo en su conjunto», afirmó Clegg.

El rechazo de la reforma de la Cámara de los Lores es especialmente humillante para los liberaldemócratas, ya que habían apoyado una polémica subida de las tasas universitarias haciendo honor al acuerdo de gobierno.

«Mi partido se atuvo a ese acuerdo incluso cuando significaba votar cosas que consideramos difíciles», explicó Clegg.

Una coalición «sólo puede dar resultados si se trabaja sobre la base de un mutuo respeto», pues se trata de un «acuerdo recíproco» y de un compromiso «mutuo», finalizó un visiblemente molesto Clegg.

Los laboristas tuvieron duras palabras para con el gobierno tras la decisión de Clegg.

«La humillación de hoy para el gobierno es un fracaso espectacular de liderazgo por parte de David Cameron», dijo el diputado laborista Sadiq Khan.

«La debilidad de David Cameron al no poder controlar a su propio partido y cumplir con el acuerdo de coalición muestra a un primer ministro carente del liderazgo que nuestro país merece», agregó.

Télam

Deja una respuesta