Ante durísimos cuestionamientos del kirchnerismo, Peña optó por no confrontar

Esta vez el jefe de Gabinete dijo que por “respeto a los argentinos” y al momento que se vive, prefería no contestar las agresiones. El FpV insistió con que el acuerdo con el FMI pase por el Congreso.

Un Marcos Peña distinto fue el que se presentó este miércoles en la Cámara de Diputados, tal cual se verificó al cabo de la primera tanda de preguntas, que correspondieron al kirchnerismo, previsiblemente la bancada más confrontativa y que lo esperaba con carteles que eran toda una toma de posición: “Macri miente”.

Pero esta vez el jefe de Gabinete no se pintó la cara a la hora de las respuestas; por el contrario, dijo que no contestaría “las agresiones, las chicanas, las amenazas a la democracia, la prepotencia, el desconocimiento a las herramientas estatales que han manifestado”.

Había arrancado con munición gruesa el camporista Marcos Cleri, quien habló inicialmente de los aumentos tarifarios que alteraron a su juicio “un precio de las tarifas que era muy accesible al salario mínimo vital y móvil”. Cuestionó luego que se hubiera puesto “un techo del 15% en las paritarias”, mientras el “sector financiero especulativo” tiene ganancias del 40%. Cuestionó el aumento a los jubilados y los beneficiarios de AUH, e insistió con las ganancias del sector financiero. Habló entonces de cómo la devaluación llevó el salario mínimo de los argentinos del primero al tercer lugar ahora en la región.

“No son el mejor equipo de los últimos 50 años, sino los empleados del mes del Fondo Monetario. ¡Sáquense la careta y háganse cargo de que vinieron a hacer el ajuste!”, le espetó. Como respuesta, Marcos Peña fue breve: “No pusimos techo de 15%” en las paritarias.

“Las Malvinas son argentinas”, fue su escueta y contundente respuesta para otra pregunta que le formuló Cleri, en referencia a la reunión que mantuvo recientemente el canciller argentino con su par británico y respecto de la que le preguntó si en esa oportunidad habían insistido con el tema de la soberanía argentina. El jefe de Gabinete aclaró que el Gobierno “seguirá reafirmando” la soberanía argentina en las islas, y respecto del encuentro mencionado, recordó que se trataba de la visita realizada al país de todos los cancilleres del G20, que presidimos, “lo cual nos enorgullece como país. Somos un país integrado al mundo y esta es una posibilidad para, sin dejar de reclamar nuestra soberanía, poder trabajar en integrarnos económicamente y socialmente con todos los países del mundo”.

Como otros de sus compañeros de bancada, la sanjuanina Sandra Castro reclamó que el envío al Congreso del acuerdo con el Fondo Monetario. “Tiene que pasar por el Congreso”, insistió, para preguntar luego “por dónde van a recortar”. Peña señaló respecto de esas prioridades que se trata de un debate presupuestario, “La herramienta que vuelve a tener la Argentina, que antes no tenía, y eso lo plantearemos en tiempo y forma, como lo hemos hecho todos estos años”. De paso, comparó con el kirchnerismo, en tiempos en que “nunca se cumplía un presupuesto”, señaló. “Lo vamos a ir haciendo y daremos un debate en el marco de la mayor transparencia, como corresponde”.

Con relación al FMI, aclaró que no hablaría sobre la historia de los acuerdos con ese organismo y qué partidos los hicieron o no. “Nosotros estamos convencidos de que esta herramienta es distinta de las anteriores, que la historia no se repite, y que esto va a ayudar a que la Argentina siga creciendo; porque está creciendo, mal que les pese a algunos”, concluyó.

El diputado camporista rionegrino Martín Doñate le preguntó si vetarían o no “la ley contra los tarifazos que va a salir de este Congreso”, a lo que el jefe de Gabinete respondió que “vamos a ver qué es lo que sale del Senado, todavía está el debate. Lo que hemos dicho es que la ley sancionada aquí era contraria a la Constitución, al federalismo y en ese sentido no la íbamos a apoyar”.

Otro pasaje lleno de ironías de Doñate había referido a quien mencionó como “tío” del jefe de Gabinete, Federico Braun, dueño del supermercado La Anónima, quien dijo que nunca le había ido peor que con este Gobierno. “El tío Federico le puedo asegurar que no es kirchnerista”, le espetó el diputado K. “Le aclaro que el señor Federico Braun es primo de mi madre, no es mi tío -replicó Peña-; en todo caso por ahí estaría bueno ver porque por ahí leí que está invirtiendo para crear puestos de trabajo… Pero al margen de eso, cualquier cosa lo llama y conversa con él”.

“Lo que sí les recomiendo a todos es mirar el INDEC, que es la herramienta del Estado antes devastada, ahora funcionando, donde están las estadísticas confiables verdaderas. Me parece que estos son los acuerdos mínimos que tenemos que tener; entiendo y comprendo que no lo compartan, que no crean que las estadísticas oficiales sean relevantes, pero nosotros seguiremos haciendo eso”, agregó el jefe de Gabinete.

Luego Carlos Castagneto calificó las expresiones de Peña como “un relato inconsistente, sin verdades”, y diagnosticó que “en materia económica el Gobierno fracasó”. Pero también hizo referencia a las pensiones no contributivas, a lo que Peña respondió que “estamos trabajando para que haya una verdadera política para las personas con discapacidad, cosa que no había hasta ahora en la Argentina: una pensión como había, que daba el mismo monto a la persona independientemente de su discapacidad, de su vulnerabilidad social, independientemente de la información que tenía el Estado, consideramos que no es una verdadera política de desarrollo de la persona con discapacidad. Estamos trabajando a través de la agencia creada a tal efecto para que toda la personas con vulnerabilidad tengan el cuidado que tienen que tener”.

Y ante la pregunta de Castagneto respecto de “quien hizo la corrida bancaria”, respondió: “Mientras tengamos vulnerabilidad, hasta que no tengamos la posibilidad de depender únicamente de nuestros ingresos, vamos a estar vulnerables, como lo fueron ustedes durante su gobierno. Porque también tuvieron varias situaciones similares”.

Durísima, la misionera María Cristina Brítez atribuyó al jefe de Gabinete una “actitud cínica”, y en referencia al cartel que exhibían los kirchneristas en sus bancas, sostuvo que “les duele este cartel porque saben que es verdad que Mauricio Macri les mintió, también a muchos de ustedes”. Puntualmente se refirió a la falta de reglamentación del artículo 10 para las pymes de frontera, tema respecto del cual consultaron al presidente en su paso por Misiones, sin encontrar respuesta, por lo que concluyó que “tenemos un presidente mentiroso e ignorante”.

“Conozco el artículo 10, seguiremos trabajando para hacer la mejor reglamentación posible”, respondió Peña.

El cordobés José Pablo Carro quiso saber “cuál es el lugar que se le da a la educación en su Gobierno”, y recordó que hay protestas docentes a esta altura del año. “A este Gobierno no le interesa la educación”, concluyó. Peña le recordó que en este momento se está realizando en el país el Consejo Federal de Educación, y le informó “por si no sabe que 20 de 24 jurisdicciones han arreglado las paritarias”. Recordó además que “hasta la Cámara Laboral Nacional ha dicho que no existe la obligación de una paritaria nacional docente”.

Sobre el final del espacio dedicado al FpV-PJ, Leopoldo Moreau comparó datos de cuando el jefe de Gabinete había concurrido la vez anterior a la Cámara baja y esta oportunidad. El dólar entonces estaba a $20,60 y hoy a 25; las Lebac de 26 a 40%, refirió y luego detalló precios de productos alimenticios. En ese marco confesó que esperaba que en esta oportunidad “viniera otro jefe de Gabinete, porque alguien se tiene que hacer cargo”, y más tarde señaló que “el presidente del Banco central se tendría que haber ido”, por haber decidido mantener el tipo de cambio fijo en los primeros días de la crisis, ya que no podía pedirse que lo hiciera el presidente de la Nación.

Luego embistió contra Luis Caputo, de quien ironizó diciendo que “pasó de ‘lobo de Wall Street’ a ‘bobo de Wall Street’, porque todavía se están riendo allá” de lo que hizo.

Axel Kicillof, por su parte, le atribuyó al Gobierno haber manejado la crisis con la mayor “impericia de la que tengamos memoria”. El exministro de Economía sostuvo que “la corrida cambiaria fue la peor manejada de la historia. ¿Qué dicen que fue eso? Un éxito para todos los argentinos. ¡Es increíble! Diez mil millones de dólares que se fugaron, el dólar a 25, la tasa de interés a 40, y todavía faltan las consecuencias”.

Al final de sus respuestas, Marcos Peña dijo tan solo que “por respeto a los argentinos, al momento que vivimos, a los desafíos que nos planteamos, no voy a contestar las agresiones, las chicanas, las amenazas a la democracia, la prepotencia, el desconocimiento a las herramientas estatales, que han manifestado. Simplemente doy paso al próximo bloque”.

www.parlamentario.com