El ministro alemán del Interior, Thomas de Maizière, insistió este jueves en la necesidad de mantenerse alerta, pero sin perder la calma, ante los indicios serios de planes de atentados terroristas en Alemania y tras interceptarse un artefacto sospechoso en un vuelo entre Namibia y Múnich.

«Los controles han funcionado y estamos alerta», indicó el ministro alemán, en una pausa de la reunión con sus homólogos de los 16 «Länder» y después de que el departamento de Investigaciones de lo Criminal (BKA) informase del hallazgo de un artefacto sospechoso.

De Maizière afirmó asimismo que debían esperar al informe completo de las autoridades de Namibia, ya que por el momento se desconoce si se trataba de un artefacto preparado para estallar.

Según informó este jueves el BKA, los servicios de seguridad del aeropuerto de Winhuk, detectaron el miércoles un artefacto sospechoso, consistente en una batería, un cable, un detonador y un reloj, en un vuelo de pasajeros de Air Berlín con destino a Múnich.

El mecanismo fue interceptado en el control de equipajes y había sido facturado para el vuelo de esa compañía, con destino a Múnich, en que viajaban 296 pasajeros.

Tras repetirse los controles del equipaje y viajeros, el vuelo partió en dirección a Múnich, donde aterrizó la noche del miércoles.

Refuerzo en la seguridad
Alemania reforzó el miércoles los dispositivos de seguridad en aeropuertos, estaciones y demás espacios públicos de todo el país, tras informar de Maizière, de la existencia de «indicios serios» de que se estaban planeando ataques terrorista a finales de noviembre.

El titular de Interior llamó ya entonces a mantenerse alerta, puesto que los indicios eran «serios» y «preocupantes», pero también a no dejarse llevar por la histeria.

El propio De Maizière informó que, además de esas medidas «visibles», como las patrullas policiales en los aeropuertos, se habían orquestado otras, menos perceptibles, para detectar a tiempo y desactivar esos presuntos planes.

Según medios alemanes, la decisión de Berlín se produce tras recibir informaciones de E.U. de que dos o cuatro miembros de Al Qaeda estaban preparados para actuar en Alemania o el Reino Unido.

Los planes
La fecha posible para la llegada de los presuntos terroristas a Alemania es el 22 de noviembre y se cree que su objetivo es algún mercado de Navidad u otro lugar, aprovechando una gran concentración de personas.

Según el semanario Focus, varios de los miembros del presunto comando cuentan con visados para circular por la zona Schengen y se cree que los ataques podrían ocurrir simultáneamente en varias ciudades europeas.

El artífice de esos planes, según el diario Der Tagesspiegel, es el paquistaní y presunto cabecilla de Al Qaeda Ilys Kashmiri, al que se atribuye un atentado en la ciudad india de Pune contra un local turístico -German Bakery- en que murieron 17 personas.

Los controles de seguridad en Alemania se reforzaron ya hace unas semanas, al descubrirse que uno de los dos paquetes con explosivos procedentes de Yemen, con destino a Estados Unidos, había pasado por un aeropuerto de Alemania, desde donde fue transferido al Reino Unido.

Las autoridades alemanas estiman que unos 200 presuntos islamistas procedentes de Alemania recibieron instrucción en campamentos de Al Qaeda, de los cuales la mitad estarían de nuevo en Alemania.
Fuetne: EFE

Por Marta

Deja una respuesta